sábado, 27 de agosto de 2016

!Que vienen los "foodamentalistas"!

Las azoteas de Nueva York ya viven de cerca la revolución cerde. Donde antes había trastos viejos y antenas parabólicas ahora hay campos de lechugas, tomates o coles. Algunos de estos huertos urbanos pertenecen a comunidades de vcinos o son espacios abiertos a quien los quiera explotar previo pago de una tasa al Ayuntamiento. La principal norma es que el uso de pesticidas industriales está prohíbido. Y aún así, hay una lista de espera larga para poder cultivar algo en ellos.
Hay huertos urbanos por todos los Estados Unidos: Los Ángeles, San Francisco, Washington, Seattle... Los agricultores urbanos son jóvenes treintaañeros, votantes del Partido Demócrata, con estudios universitarios y empleos con sueldos nada desdeñables. Todos ellos se preocupan por el cambio climático y el impacto de las actividades humanas en el Medio Ambiente. Les preocupan lo que comen. Hasta a veces hasta el punto de adoptar posturas fanáticas y radicales.
Hay ersonas que creen que los hombres del Paleolítico se alimentaban de forma correcta, y consumen mucha carne roja y verduras y fruta, en detrimento de los cereales; los hay que consumen vegetales crudos; los hay que tratan de sobrevivir a base de dietas depurativas ( con batidos y zumos)... Son muy diferentes, pero si algo tienen en común es que quieren comer sano.
Las consecuencias de este mercado y de la existencia de estos consumidores es que la cadena de comida rápida Mc Donalds ha renunciado a vender carne o leche de animales tratados con antibióticos. Aunque no creo que ningún "foodamentalista" entre en esos establecimientos. Prefieren establecimientos como Sweet Green, con su venta de productos vegetales producidos por los campesinos de la región. También han demostrado que los animales han sido tratados eticamente hasta el momento en que no ha quedado mas narices que maltratarlos de una manera definitiva, es dedir, en el matadero.

Ella Woodward es una bloguera británica de 24 años, autora de un libro de recetas veganas. Su página se llama Deciliosly. Viene de una familia acomodada. Estudiaba Historia del Arte cuando le diagnosticaron una enfermedad crónica rara: el síndrome de taquicardia postural ortostásica. Dispuesta a encontrar una alternativa a los tratamientos farmaceúticos que la tenían postrada en la cama, apostó por una dieta vegana sin gluten, lácteos o azucares en su dieta. Ahora es una gurú de la comida sana.
Kriss Carr es otra bloguera. Diagnosticada de cáncer incurable en estado cuatro ( pero de desarrollo lento) se convirtió en la portavos del wellness, una corriente de teorías sobre la alimentación sana, además de la autora del documental CRAZY SEXY CANCER.
Estas dos blogueras son dos líderes positivos para la comunidad de Internet. En cambio hay otros que convierten lo de comer sano en una filosofía excluyente, o peor aún, en un símbolo de status. Ya sabes; yo soy más rico, mas guapo y tengo más medios de mantenerme sano que tú. Una cosa es votar con el tenedor por unas reses alimentadas con hierba en lugar de piensos industriales, o comprar frutas locales, y otra es entrar en Internet, en los foros de alimentación sana, como si de un concurso de propaganda se tratase.
Jordan Younger era una bloguera, propietaria de la página THE BLONDE VEGAN (La Rubia Vegana). Los veganos además de no comer carne no admiten ningún alimento procesado. Jordan tenía 30.000 seguidores en la Red. Ganó una fortuna con sus duetas depurativas ( a base de zumos y batidos). Lo malo es que estas personas a veces no son nutricionistas, como el caso de Jordan, y hacen o recomiendan cosas contraproducentes para la salud.
Jordan se empeñó en sobrevivir 30 días a bases de zumos y batidos naturales, sin tomar fruta ni ensaladas.. El pelo se le empezó a caer, la piel se le amarilleó, los dientes se le pusieron grises...
Navegando por la Red descubrió que tenía una enfermedad llamada ortorexia, producida por el abuso de estas dietas. Así que anunció en su blog que dejaba la dieta vegana. Los otros veganos " de trinchera" la acusaron de traidora, la insultaron, pusieron en duda que alguna vez hubiese sido vegana, o incluso que fuese realmente rubia. Todo un compendio de lo que no hay que hacer en los foros de Internet. Ahora la página de Jordan se llama Tha Balanced Blonde ( La Rubia Equilibrada)

Para leer.
BREAKING VEGAN. Jordan Younger. (Fair Wihus Press)

No hay comentarios:

Publicar un comentario