sábado, 10 de septiembre de 2016

Un lobo llamado Romeo.

En el invierno de 2003, un lobo negro apareció en mitad de los suburbios de Juneau, Alaska. A diferencia de sus otros congéneres, él buscaba la compañía de los perros domésticos y las personas.
Pronto el lobo Romeo, como fue denominado, conquistó los corazones de los residentes en la población. ¿Pero y si el lobo atacaba un buen día a los niños?¿Y si la primera acción hostil no procedía de él, sino de algún vecino de gatillo facil que le disparaba?
Nick Jans, un cazador reciclado en fotógrafo de la naturaleza, describió la relación sentimental entre su perra y el lobo Romeo.

CUÉNTANOS TU PRIMER ENCUENTRO CON ROMEO Y CÓMO CAMBIÓ TUS IDEAS PRECONCEBIDAS SOBRE LAS RELACIONES ENTRE LOS LOBOS, LOS PERROS DOMÉSTICOS Y LOS SERES HUMANOS.

Lo primero que ví fueron sus huellas enfrente de mi casa en las afueras de Juneau. Escasos días más tarde ví a ese soberbio pedazo de lobo cerca de mi casa, caminando por el hielo. Tengo 20 años de experiencia con la fauna salvaje de Alaska, así que supe que se trataba de un lobo, no de un perro asilvestrado. Cogí mis esquíes y salí a su encuentro.
La primera cosa que me sorprendió de Romeo era lo sorprendentemente tranquilo y sociable que era. Los lobos son como las personas, en el sentido de que todos tienen su propia personalidad. Pensé que se iría tras unos escasos días pero se quedó por mi vecindario la friolera de seis meses.

ROMEO, COMO EL PERSONAJE DE SHAKESPEARE, TUVO UN ROMANCE SENTIMENTAL CON TU PERRA LABRADOR. ¿CÓMO ACEPTASTE ESTA RELACIÓN?

La primera cosa es que los lobos tienen tendencia a matar a los cánidos extraños, o por lo menos, expulsarlos de su territorio. Una manada de lobos actúa con los territorios de caza como los mafiosos con sus zonas de influencia. Los Gambino no aceptan a los Genovese. Al principio temía por mi perra Dakotah. Ella sentía curiosidad por Romeo, así que durante mis paseos la sujetaba bien de la correa. Por si acaso.
Romeo se nos acercó un día con las orejas gachas, y el rabo en señal de sumisión. Frotó su hocico con el de Dakotah. Estaba muy relajado y no pude ver ninguna señal de agresividad en su cuerpo. Es más, parecía un adolescente tímido.

¿CÓMO ELEGISTEIS EL NOMBRE?

Bueno; lo elegí por su relación con mi perra. Yo temía que un día Romeo recordara que era un lobo y solía llamar a Dakotah siempre que lo veía cruzar el lago helado cerca de mi casa. Un día dije a mi mujer, cuando lo ví pasar a través de la ventana: "Ahí viene Romeo".
Parece ser que el nombre tuvo éxito en Juneau, porque Romeo tenía relaciones con otras perras de lalocalidad.

¿POR QUÉ CREES QUE LAS PERSONAS DETESTAN A LOS LOBOS, CUANDO SE RELACIONAN CON NORMALIDAD CON SUS DESCENDIENTES, LOS PERROS DOMÉSTICOS?

Creo que es un temor subconsciente; Tenemos infnidad de cuentos infantiles donde los lobos son los villanos como PEDRO Y EL LOBO o LOS TRES CERDITOS. Pero en cambió adoramos un animal con el que nos relacionamos menos como el oso. Tenemos los osos de peluche, los cuentos de WINNIE THE POOH, y la serie de animación LOS OSOS BERENSTAIN. Y eso que los osos son más peligrosos e impredecibles.
Pero si tú coges los genes de un gran danés o de un chihuahua y los comparas, son en un 99,98 por ciento iguales a los de los lobos

LOS INUITS TIENEN UNA RELACIÓN MUY DIERENTES CON LOS LOBOS, ¿VERDAD'

Para el cazador inuit, el lobo no es solo un igual, un cazador más, sino un ser mágico con poderes sobrenaturales.
Por eso, los viejos cazadores dicen a los jóvenes que guarden sus rifles cuando los lobos merodean por las cercanías del campamento, porque presienten - eso dicen ellos- cuándo vas a hacerles daño. También procuran que sus perras de tiro se apareen con los lobos para que los cachorros tengan la fuerza y la resistencia de sus padres.

¿CÓMO SE LO TOMARON TUS VECINOS DE JUNEAU?

Hubo de todo. Hubo quien proclamó: "El único lobo bueno es el lobo muerto". Hay quien tuvo a sus hijos sin salir a jugar en la nieve los seis meses que duró su presencia en el vecindario. Hay quien dijo que era una criatura espiritual, que había venido a protegernos, seguramente muy influenciados por la cultura de la Nueva Era.
Al cabo de un tiempo, cuando vieron que Romeo no hacía nada a nadie, algunos adolescentes y personas jóvenes solían decir: "Voy a salir, a ver si veo al lobo".

No hay comentarios:

Publicar un comentario