miércoles, 12 de octubre de 2016

Hablamos con Christie Wilcox, una experta en animales venenosos.

¿Cuál es el animal más venenoso del mundo?

De verdad que me encanta esa pregunta. Las serpientes matan unas 90.000 personas al año. El factor principal es que estas personas viven en zonas extremadamente pobres y no tienen dispensarios equipados con el material apropiado. Los principales lugares donde estas muertes se producen son África, Sri Lanka, La India, y Sudamérica.
En la cima de las serpientes venenosas esta la cobra real. Comparado con el de otras serpientes, su veneno no es particularmente potente, pero puede introducir en el organismo de una sola mordida una enorme cantidad.
Luego pondría en el segundo puesto a la medusa de caja australiana porque puede matar a un bañista en menos de cinco minutos. El caracol de cono mata al 70 o el 80 por ciento de las personas que infecta, pero por suerte sus ataques son raros.
Entre los artrópodos pondría a la oruga Lonomia, que puede causar terribles hemorragias internas. Y, por último, están los mosquitos, no porque sean venenosos, sino porque transmiten microorganismos que provocan enfermedades infcciosas.

En el lado positivo, dices que "las víboras permitieron a los humanos desarrollar enormes cerebros". Desarrolla esa idea para nosotros.

Nuestros ancestros coexistieron con las serpientes. Lynne Isbell ha desarrollado la hipótesis de que las serpientes eran los principales depredadores en ese estado de la evolución humana. Homínidos y serpientes coevolucionaron a la vez. Los ofidios querían matar humanos por lo que los humanos necesitaron volverse más inteligentes para detectar a las serpientes más rápido, sobrevivir y reproducirse.
Esta necesidad se tradujo en la capacidad de ver en color, en tres dimensiones, y así poder detectar a las serpientes con más rapidez.

Hoy, los venenos están demostrando su capacidad de curar enfermedades. Háblanos de la apiterapia y su uso ara tratar la enfermedad de Lyme.

Le voy a contar la increíble odisea de Ellie Lobell, una enferma de este mal infeccioso. La enfermedad de Lyme está causada por una bacteria espiral, difícil de matar incluso en los discos de Petrie. Cuando los médicos desahuciaron a Ellie decidió viajar a California para morir. Pero durante su estancia allí fue atacada por un enjambre de abejas llamadas africanas (o asesinas). En el hospital pensó que las abejas solo habían adelantado lo inevitable. Pasó unos días con el peor dolor imaginable. !A los pocos días se sintió estupendamente!!La enfermedad de Lyme habia remitido!
En la actualidad Ellie Lobell está trabajando con la doctora Eva Sapi para averiguar cómo actuó el veneno de las abejas y cómo aprovecharlo en futuras terapias y tratamientos médicos.

Inyectarse a sí mismo con venenos de serpiente puede parecer una temeridad. Pero nos produce una cierta autoinmunidad.

Algunas personas lo hacen porque tienen ofidios venenosos como mascotas. Primero se lo administran en pequeñas dosis para que los anticuerpos de la sangre aprendan a defenderse de las toxinas. Luego las dosis son más grandes.

Algunos mamíferos son inmunes al veneno, como las mangostas. ¿Es cierto?

Mientras que la ecoxistencia con las serpientes volvió a los primates más capaces de distinguirlas entre la hojarasca, hizo que las mangostas pudieran admitir en su sangre cantidades de veneno que matarían a un ser humano. Las toxinas de los ofidios no se ioizan en la sangre de las mangostas. Los opossum australianos son unos marsupiales que no tienen proteínas en la sangre que sirvan como transmisor a las toxinas del veneno.

Los biólogos y los médicos también están estudiando el veneno de los monstruos de Gila.

El monstruo de Gila es un lagarto del sudoeste de los Estados Unidos. Su veneno es potente, aunque no hay registrada ninguna muerte por mordisco de este reptil. !Duele!
El monstruo de Gila proporciona moléculas que recuerdan a la insulina, como el exendin-4. Es lo que ayuda a regular los niveles de insulina en el cuerpo. El veneno de ese varano ha revolucionado el tratamiento de la diabetes tipo 2.
Los farmaceuticos están tratando de realizar con este veneno fármacos de control de peso, porque quien controla la insulina, controla lo gorda o lo delgada que está una persona. También están buscando un tratamiento contra el Alzheimer y otros transtornos degenerativos.
Otros estudios demuestran que el veneno de las tarántulas trabaja mejor que la morfina pero no causa disnea. !Es increíble!

No hay comentarios:

Publicar un comentario