lunes, 3 de octubre de 2016

Libros para una prostituta de 15 años.

UNA JUEZA ITALIANA CONDENA AL CLIENTE DE UNA MENOR QUE SE PAGABA LOS CAPRICHOS VENDIENDO SU CUERPO A REGALARLE 30 OBRAS Y DOS PELÍCULAS SOBRE LA DIGNIDAD DE LA MUJER.

Las poesías de Emily Dickinson, las reflexiones filosóficas de Hannah Arendt o la prosa de Oriana Fallaci pueden ser la medicina que reconduzca la vida de una chica de 15 años, de un barrio acomodado de Roma, que se vendía a hombres de la edad de su padre para poder comprar ropa de marca, bolsos de moda o el último modelo de móvil. La magistrada Paola di Nicola sorprendió con su sentencia: uno de los clientes habituales de esta joven - había otra de 14 años en el barrio dedicada a lo mismo- tendría que regalarle 30 libros y dos películas sobre "la historia y el pensamiento de las mujeres, la literatura femenina y los estudios de género".Además está condenado a dos años de cárcel, donde sé de buena tinta que no hay tías.
El abogado defensor también había pedido una indemnización de 20.000 euros para la chica, desestimada por Paola Di Nicola, ya que la muchacha se había metido en problemas por su relación inadecuada con el dinero.
Chiara Simonelli, presidenta de la Federación Europea de Sexología y profesora de Psicología de la Universidad La Sapienza de Roma, dice que regalarle libros a una chica que no suele leerlos es una  idea discutible. Lo mejor es proporcionarle un adulto con la que comentar esas lecturas y chicas de sexualidad normalizada que la acompañen.
Yasmin Abo Loha, secretaria general de Ecpat Italia, organización especializada en la lucha contra la trata de blancas de los menores de edad, dice: "No sé hasta qué punto leer el diario de Anna Frank o ver la película de Sarah Gavron SUFRAGISTAS pueden hacer que una menor metida por su propia voluntad en tan turbio asunto cambie. Las personas que han sido amedrentadas con castigos físicos y amenazas son más recuperables que las que se meten en este negocio por el dinero fácil".

El caso de las "baby prostitutas de Parioli" saltó a escena cuando la madre de una de las chicas encontró en el bolso de su hija una papelina con cocaína. Los clientes resultaron ser hombres maduros que presumían ante sus amistades de acostarse inpunemente con menores. Entre ellos estaba el marido de Alessandra Mussolini, la nieta del dictador fascista y europaramentaria.
La otra madre sabía perfectamente a qué se dedicaba su hija en su tiempo libre pero le alentaba a seguir con ese comportamiento dudoso. Le han caido 6 años de cárcel por receptación. Cuatro proxenetas, que hicieron de mediadores entre las adolescentes y sus clientes, serán condenados de 3 a 9 años de cárcel. Las promocionaban como "vírgenes que están por inaugurar". Exigían una tarifa de 100 euros más cuatro gramos de cocaína y el transporte en taxi"

No hay comentarios:

Publicar un comentario