viernes, 7 de octubre de 2016

Los científicos luchan contra el ISIS.

Los Gobiernos están desconcertados. En 2000 hubo unos 3229 atentados. En 2015, el cómputo ha subido a 32.658. La siniestralidad política e ideológica se ha multiplicado por 10. ¿Por qué? Los terroristas buscan un impacto mediático y las nuevas tecnologías les proporcionan herramientas que no podían soñar hasta hace 30 años. Cada vez va a ser menos el soldado de un Gobierno que el miliciano fuertemente ideológizado el que participe en las guerras del futuro. Lo que no cambiara es la crueldad de las contiendas que, como poco, irá a peor.
Pero los informáticos, los fabricantes de armas y los psicólogos han dado un paso al frente para atajar el problema y prevenirlo en la manera que les sea posible.

SKYNET.

Se trata de una aplicación de "big data" utilizada por la NSA. Relaciona las llamadas de los móviles entre sí, los hagstas en las redes soiales e informa de lo que resulte altamente sospechoso. Los detractores de la NSA, entre los que figura el famoso ex agente Snowden, afirma que el sistema no es perfecto y produce un total de 0,18 falsos positivos. Es decir 99.000 personas sin vinculación con actividades políticas dañinas están siendo investigadas y se exponen a ser atacadas por un dron por error.
Por su parte - y sin venir a cuento-, China ha patentado un cañón antidrón.. En realidad es una baliza que bloquea el GPS de los drones y les impide hacer de forma correcta su trabajo si este consistiera en perjudicar intereses chinos.


FACEPCION.

Este programa está basado en la biometría, es decir la anatomía comparada. Compara las fotografías de archivo de los servicios de Inteligencia sobre terroristas reconocidos como tales y las compara con las de las fotos que subimos diariamente a Internet e Instagram. También esta start up israelí está estudiando colocar cámaras especiales en los aeropuertos para localizar a los terroristas cuando actúan en suelo extranjero.
En los albores de esta nueva forma de combatir es muy difícil saber que deberíamos usar, que esta contraindicado, y qué límeas rojas no se deben cruzar para no convertir las buenas intenciones de algunos analistas y agentes en una distopía peor que la de Orwell.

MONSTER MIND.

Este es un sistema de defensa informática de la NSA totalmente autónomo, es decir, que no necesita de supervisión humana. El ordenador detecta el ataque o la mera intrusión de un hacker y decide qué debe hacer y la intensidad del ataque. Monster Mind decide si debe informar o infectar con un virus el software del ordenador hostil.

LOS NEURÓLOGOS Y LOS PSICÓLOGOS VA A LA GUERRA.

Los científicos de la Universidad de Vanderbilt han llegado a la conclusión de que los terroristas y los extremistas que cometen atentados violentos tienen dañado el cromosoma X, una enzima que gestiona el control de los impulsos. Es como si estos sujetos fueran adictos, y el miedo y la violencia fueran su recompensa. Tras analizar con un escaner los cerebros de 4000 presos, entre ellos algunos psicópatas, de 8 cárceles diferentes, el neurólogo Kent Kiehl ha descubierto que los "violentos" patológicos tienen menor actividad en su sustancia gris y la región cerebral de la amigdala, que controla el miedo, más pequeña.
¿Es posible recuperar a estas personas para la sociedad? ¿Por que a muchos jóvenes ocidentales, que viven en sociedades normalizadas, les seduce le violencia extrema? Los propagandistas del ISIS utilizan el protocolo de siempre para conseguir adeptos: Primero aislan al nuevo adepto de su familia, sus amigos, y su instituto: luego les indican que han sido elegidos; más tarde les indican que ellos son puros y deben evitar las contaminaciones del mundo exterior; más tarde los deshumanizan para que acepten la violencia y el contexto de la guerra como algo normal. Se pueden trazar terapias para estos chicos, pero la batalla debe librarse en el campo emocional, que es donde han llegado las consignas de los propagandistas del terror. Desde lo racional hay poco o nada que hacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario