domingo, 23 de octubre de 2016

Los osos pardos asturianos. Una historia real.

Ver un oso pardo es casi imposible, tanto que, pese a su tamaño, se han convertido en auténticos espíritus del bosque. Quedan solo 190 enla cordillera cantábrica y 25 en los Pirineos. Aunque han aprendido a esconderse del ser humano, la primavera de 2011 no pasaron inadvertidos. La comedia ¿PARA QUÉ SIRVE UN OSO?, protagonizada por Gonzalo de Castro y Javier Cámara, está dispuesta a enseñarnos la vida secreta de estas joyas de nuestra naturaleza.

-Mañana salgo a cazar el oso- le contaba el abuelo a su nieto en la Asturias rural de 1960. Pocos animales parecían más temibles que el oso pardo y al niño estaba convencido que su abuelo era muchísimo mejor que los grandes cazadores blancos que aparecían en las películas de safaris. El maestro le había contado que un oso pardo había matado al rey asturiano Favila mientras salía a cazar pero no tenía miedo. Su abuelo contaba con la ayuda de la pareja de la Guardia Civil, del Guarda Forestal y de un potente rifle. Donde el rey asturiano había perdido la vida su abuelo triunfaría.
El abuelo pisteó al oso con la ayuda del guardia pero sucedió algo insólito, algo que los seres humanos no esperaban de un ser tan feroz:
"El oso se volvió y me miró. Era un animal magnífico, el más bonito de todos los animales que he visto. Levante el rifle y no pude disparar. Allí mismo me dí cuenta de que jamás podría matar un oso".
Esta anécdota es real. El abuelo era un ingeniero de minas y conocido pescador en la región, y viene a expresar, con su experiencia, lo que el oso significa para gallegos, palentinos, leoneses, cántabros y asturianos. Poco después aparecía en escena el movimiento ecologista, y la caza de osos fue prohíbida en España. De la noche a la mañana el oso pasó de ser un peligro para las reses a ser un mamífero por el que los turistas estaban dispuestos a pagar para verlo. Pero el oso es esquivo. Vive y deja vivir, y para ello se esconde en lo más profundo de los bosques de caducifolios.
El actor Gonzalo de Castro, que interpreta a un zoólogo en la comedia ¿PARA QUÉ SIRVE UN OSO?, lo expresa así.
"Para prepararme el personaje acompañé a unos miembros del FAPAS ( Fondo Para la Protección de Animales Salvajes) por senderos por los que no había caminado nadie en 40 años. Son el reino del jabalí, del corzo y del oso. Yo no veía a los osos, pero el pistero me decía que habían estado allí hace poco,y que, de hecho, nos estaban observando en esos momentos. No los ví pero sentí su presencia". De Castro decía que le sorprendió ver como el rastreador del FAPAS cogía un excremento seco de oso y podía decirte qué habia comido el plantígrado.

Para ver:
El making of de esta divertida comedia.
https://www.youtube.com/watch?v=GcVx52QTUcE 

No hay comentarios:

Publicar un comentario