viernes, 23 de diciembre de 2016

EL DUELO DE HONOR, un libro sobre una práctica no tan remota.

Una antología recopila los relatos sobre este combate que se ha perpetuado !hasta 1970!
Charles Dickens, Vladimir Nabokov, Jorge Luis Borges, Joseph Conrad y otros autores escribieron pormenorizados relatos sobre los duelos a muerte, ya fuera con pistola o con sable, recopilados en EL DUELO DE HONOR, un libro publicado por la Editorial Alba. Estos combates ya aparecían mencionados en las obras de los autores grecolatinos dentro de un contexto militar. Aquiles mató a Héctor tras un duelo singular y lo celebró arrastrando su cadáver por el perímetro exterior de las murallas de Troya, por ejemplo.
Reaparecen en el siglo XV, asociados al concepto del honor y se vienen manteniendo de forma semiclandestina hasta 1970, año arriba o abajo. En 1952 se bate en duelo el entonces senador y posteriormente presidente de Chile Salvador Allende. También en el culebrón QUERERTE ASÍ, FRIJOLITO dos hermanos enfrentados por el amor de una madre soltera (Litzie) se retan a duelo. Finalmente la confrontación fraterna no tiene lugar.
En España. el último duelo se celebró en 1904, con resultado mortal. Murió el marqués de Pittman.

Curiosidades:

En 1870, el duque de Monpensier, hijo de Luis Felipe de Orleans - y aspirante siempre frustrado al trono español- mató en duelo a su primo Enrique de Borbón. Con este acto terminaron sus pretensiones al trono. Un consejo militar lo condenó a un mes de arresto.

En 1904, el escritor valenciano Blasco Ibañez escribe un artículo negativo sobre las consecuencias políticas de una carga policial. Es retado por el teniente Juan Lastadel a duelo. Era la muerte segura para el literato y periodista. El militar era un tirador mejor. Blasco Ibañez salvó la vida porque la bala se incrustó en la hebilla del cinturón. 

Salvador Allende no fue llamado a duelo por una cuestión de honor, sino por las discrepacias a causa de un proyecto de ley con el senador Raúl Rettings. Ninguna de las balas alcanzó el blanco. Los dos políticos se reconciliaron. De hecho, cuando fue investido presidente de Chile, Allende nombró a Rettings embajador en Brasil.

El escritor ruso Alexander Phuskin describió en sus obras varios duelos y murió a consecuencia de una con un militar francés. Fue una cuestión de honor. Pushkin acusaba al gabacho de ser amante de su esposa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario