sábado, 3 de diciembre de 2016

Los nazis no inventaron la eugenesia.

El Proyecto Aktion T-4 consistía en el asesinato de personas con taras físicas como la espina bífida o en el de aquellas con discapacidades mentales. Lo diseñaron los nazis y respondieron por ello en Nuremberg. Pero las ideas que lo justificaron no las tuvieron ellos.
A finales del siglo XIX,  sir Francis Galton, un biólogo sobrino de Darwin, expuso la idea de que la civilización occidental degeneraría si se permitía procrear "a los menos dotados". Los pobres no lo eran a consecuencia del reparto desigual de la riqueza sino porque tenían malos genes. Estas ideas encontraron acogida en la obra del economista John Maynard Keynes y el escritor de ciencia-ficción H.G. Wells. Los británicos y los estadounidenses ordenaron por decreto judicial la esterilización de personas no aptas para procrear.
De hecho países como Suecia siguieron esterilizando a enfermos mentales por orden judicial hasta 1996.. Entre 1935 y 1996 fueron esterilizadas 230.000 personas. La mitad de las personas afectadas firmaron un acuerdo de aceptación, pero del resto no existen datos, y otras 150.000 fueron sometidas a este trato como castigo o bajo engaños.

Notas:

Tras la derrota de Alemania la mayor parte de las referencias a la eugenesia como medida higiénica social fueron eliminadas de los libros de medicina.

El único político sueco que condenó en el Parlamento la eugenesia en la década de 1970 fue el ministro Olof Palme, pero nadie le tomó en serio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario