jueves, 1 de diciembre de 2016

Los placebos y la medicina alternativa.

Las farmaceuticas dicen que la mejor manera de curar ls enfermedades es con la ayuda de fármacos. Pero en los últimos años hay un creciente interés por la medicina alternativa, y por la capacidad de la mente para sanar los cuerpos enfermos.
Simon Worral ha entrevistado a Erik Vance, autor de SUGESTIONÁNDOTE: LA CURIOSA CIENCIA DE LA CAPACIDAD DE TU CEREBRO PARA ENGAÑAR, TRANSFORMAR Y SANAR. Vance ha estudiado técnicas como la acupuntura, la hipnosis, e incluso la brujería sanadora. Probó en sí mismo todas estas técnicas.

Tú te criaste en la fé en la Ciencia Cristiana, que reclama que se puede vencer a la enfermedad con oraciones. ¿Pero todo esto funciona?

Mientras crecía en el seno de la Ciencia Cristiana escuché muchas cosas asombrosas, que podríamos calificar de milagros. Ha visto gente que afirmaba haberse curado del cáncer con el poder de su fe, o un tipo que afirmó haber perdido un pie y que éste le volvió a crecer. No voy a entrar en el terreno de si estas cosas son reales o no, o hasta dónde es razonable mantener la fe.
¿Puede un placebo curar? Hay cientos de cosas que sí, pero no son la panacea.Pueden aliviar los síntomas del Parkinson, el dolor crónico, la depresión, la ansiedad, algunos tipos de asma, y las deficiencias autoinmunes pueden tratarse con la intervención de placebos.

Los placebos han demostrado ser altamente efectivos en la curación del Parkinson. ¿Cómo puede explica esto?

El Parkinson es el campo de batalla adecuado para los placebos. Es una deficiencia crónica de la dopamina, que es una sustancia química que actúa sobre nuestro cerebro, haciéndonos sentir emociones agradables.
Si tomamos un placebo y nos mentalizamos de que actua como los fármacos de verdad, cualquier mejoria que suframos disparará los canales de las dopaminas reales, haciéndonos sentir recompensados. Pero un placebo no actuará contra un cerebro aquejado de Alzheimer.

Si los placebos dan resultados, ¿por qué es un tma tabú para los médicos?

Durante largo tiempo, se enseñó en las facultades de medicina que no funcionaban. Pero cualquier paciente que haya sentido el efecto beneficioso de que puede curarse con pastillas de azúcar, porque simplemente puede creer en la curación, te lo discutirá. Si hay un beneficio, ¿por qué no aprovecharse de ello?

Para comprender el poder de los placebos te pusiste en contacto con un sanador. ¿Dónde lo encontraste? ¿Por Internet? ¿En las Páginas Amarillas?

(Ríe). Vivo en Ciudad de México, donde hay un famoso mercado de productos mágicos donde los brujos atienden todas tus necesidades sobrenaturales. Puedes encontrar cráneos de coyote, antídotos contra las mordeduras de serpiente y cuchillos ceremoniales para rituales mágicos.
En ese mercado puedes conseguir que alguien que echas de menos regrese de nuevo a tu vida, o maldecir a alguien. Lo más parecido a un placebo es un nocebo. Consumes algo que es inofensivo pero te sienta mal porque crees que es así como debe sentarte. Es el placebo negativo.
También viajé a Catemaco, una ciudad en Veracruz muy famosa por sus curanderos. Entendí el valor de la teatralidad en las curaciones. Asociamos las batas blancas y los estetoscopios con las curaciones convencionales. Los sanadores usan objetos con supuestos poderes espirituales y dicen conjuros. Pero muchos de estos sanadores han adoptado la terminología técnica de los médicos científicos, las batas blancas para ser mejor aceptados por sus clientes. Pero al final es la sugestión lo que te cura.

¿Qué consejos nos darías a la hora de seguir un tratamiento alternativo?

Uno de los consejos es el de dañarse uno mismo. Si no tienes una enfermedad curable es mejor que no le pidas a uno de estos terapeutas sanadores milagros. No van a funcionar.
Otra cosa es que no se hagan ilusiones desaforadas. He hablado con muchos pacientes de sanadores que han gastado verdaderas fortunas persiguiendo expectativas que los teraputas alternativos no podían solventar.
Otra cosa que los pacientes de medicinas alternativas deberían hacer es no seguir tratamientos que impliquen la muerte de animales. La medicina tradicional china dice que el vino de huesos de tigre cura enfermedades y que el cuerno de rinoceronte lucha contra el cáncer. Aparte de que no es cierto, hace mucho daño al medio ambiente y enriquece tramas de criminales y furtivos perniciosas.

Hay un capítulo sobre los recuerdos falsos en tu libro. ¿Puede la memoria actuar como los placebos y la hipnosis sobre la salud?

Los falsos recuerdos mitigan las malas experiencias del pasado para que duelan menos. La hipnosis actúa sobre la percepción de la realidad del presente. Los placebos actuan sobre las probabilidades de sentirse bien en el futuro.
Supongamos que tengo gripe y me tomo un Ibuprofeno. Los principios químicos de la pastilla no actúan hasta pasados 20 minutis, pero tras tomarlo empiezo a sentirme mejor. Con los placebos pasa lo mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario