lunes, 6 de marzo de 2017

Abren en Barcelona el primer burdel con prostitutas artificiales.

Lo de ir de señoras a un local y practicar sexo con muñecas sintéticas muy elaboradas está de moda en Japón desde hace tres años. Pero es que ahora podemos hacerlo en un local de la Ciudad Condal. La noticia de periódico de donde he sacado esta información no especifica en qué lugar está el sitio de marras.
Las cuatro muñecas hiperrealistas reciben el nombre técnico de Sex Dolls. Están construídas con polímeros y caucho con tres orificios - vaginal, anal y bucal- de 20 centímetros de profundidad. El precio en el mercado de una de estas muñecas supera los 6000 euros.
En Barcelona, entre las profesionales del gremio, ya reciben el simpático nombre de Lumi Doll. Lumi es una palabra del caló romaní para hacer referencia a las mujeres que no se comportan con el debido respeto a los hombres y al clan. Doll es la palabra inglesa para muñeca o juguete antropomorfe para adultos. Estar haciendo lo que a uno le pida el cuerpo durante una hora con una Lumi Doll cuesta 120 euros; durante dos horas, 170 euros.
Los técnicos de este burdel tan especial desinfectan las muñecas antes y después del coito con jabones especiales antibacterianos. El cliente llama concertando hora con antelación y elige la lenceria de la muñeca y su vestuario con arreglo a sus fantasías sexuales, así como la escenografía de la habitación. Aús así se exige al usuario usar preservativo con las Sex Dolls.
"En Japón, que son unos adelantados, llevan tres años con esta idea. No nos van a hacer la competencia a las que somos de carne y hueso, porque no se trata de la misma experiencia", dice Conxa Borrell, de la Asociación de Profesionales del Sexo (APROSEX).
En el lado positivo son muñecas que no se quejan, no se pueden explotar. En el lado negativo, no son compañeras y es imposible intentar ninguna complicidad con alquien que no discute ni se queja, pero tampoco se ríe ni aprueba las caricias y atenciones cuando son de su agrado.
Las muñecas son cuatro: Katy, caucásica blanca, de 170 centímetros; Leiza, africana, de 168 centímetros; Lily, asiática, de 161 centimetros; y Aki, con rasgos de anime japonés, de 165 centímetros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario