sábado, 1 de abril de 2017

Gordon Welschman habló demasiado...

Durante la Segunda Guerra Mundial, un grupo de criptógrafos fue reclutado por el Servicio Secreto británico. Bajo el liderazgo de Alan Turing contribuyeron a la victoria de los aliados con el descifrado de los mensajes codificados alemanes de la Máquina Enigma. Entre la comunidad científica adscrita a labores de Inteligencia de Betchley Park estaba el criptógrafo y matemático Gordon Welschman.
Este había ideado el panel diagonal que mejoró Bombe, la máquina de decodificar aliada, con la que los aliados desbarataron la eficacia de Enigma. Tras la guerra Welschmann se trasladó a los Estados Unidos, consiguió la nacionalidad estadounidense, trabajó en los sistemas de comunicaciones secretos del Pentágono y fue el primer matemático que impartió un curso de computación en el Intituto Tecnológico de Massachussets.
En 1982, Welschmann pensó que la Segunda Guerra Mundial quedaba lejos, que los problemas geopolíticos de la Guerra Fría eran bastante distintos y que no pasaba nada si contaba dos batallitas o tres. Publico THE HUT SIX HISTORY en el que hablaba de su etapa como criptógrafo durante la guerra en Betchley Park. El libro soliviantó a los servicios secretos de Gran Bretaña y de los Estados Unidos.
No se prohibió la publicación del libro pero se impidió que Welschman - jubilado en 1971- diera conferencias o que hablara con los periodistas. Welschman moriría tres años más tarde, en 1985. Ahora, un libro - WELSCHMAN, EL ARQUITECTO DE LA ULTRAINTELIGENCIA DE BETCHLEY PARK - lo rescata del olvido como uno de los artífices de la actual era digital.

No hay comentarios:

Publicar un comentario