jueves, 27 de abril de 2017

Los mayorazgos españoles.

El mes pasado National Geographic publicó un artículo sobre los países del Tercer Mundo o en vías de desarrollo donde los derechos de las mujeres viudas son aplastados por los hijos varones o por la comunidad. Estos tienden a no defender los derechos de las mujeres que no están en edad de procrear nuevos miembros para el clan. También hablaba de discriminación en la sucesión en los países de Europa occidental, entre ellos España.
Esta aseveración ha escamado a un tal Juan Alcover que ha mandado en el número del mes que viene un correo electrónico pidiendo explicaciones: Le ha respondido el catedrático de la UNED Luis Alfonso Camarero Rioja con un resumen de un documento basado en otro redactado por la FAO.

"En muchas zonas rurales es común considerar que la realización de cualquier tipo de trabajo agrícola es algo que corresponde única y exclusivamente al hombre (...) Entre las diferentes costumbres sucesorias, algunas perfilan la figura de un único sucesor de las haciendas agrarias, es decir, se establecen normas de exclusión con el fin de mantener la unidad de la explotación".
"El mayorazgo de las áreas pirenaicas y aragonesa, principalmente el varón mayor, u otros sistemas que ofrecen mayor libertad para elegir al sucesor, como el heredero en Galicia, Asturias o León. El heredero, quien recibirá la casa- explotación, deberá a cambio cuidar de los progenitores y compensar a los hermanos excluidos. También la defensa de la familia troncal, recogida en el derecho foral navarro, que prima como sucesores a la propiedad agraria a los descendientes directos, quedando principalmente el cónyuge en una posición inferior".

No hay comentarios:

Publicar un comentario