sábado, 13 de mayo de 2017

Cada guerra del siglo XX tiene su droga.

La relación entre las drogas  los soldados es tan vieja como la propia guerra. Los combatientes han tomado estimlants, casi siempre facilitados por el propio Ejército para mejorar su rendimiento.

Primera Guerra Mundial.

Potasio u Magnesio:

En las enlodadas trincheras de la Primera Guerra Mundial, los soldados se inyectaban sustancias para seguir concentrados y sobrevivir al hambre. Si tenían "suerte" los oficiales les proporcionaban cocaína pero lo normal eran que recibieran unas dosis de un fármaco nevrostenina, compuesto de magnesio y potasio,

Segunda Guerra Mundial.   
Anfetaminas:

Ambos bandos proporcionaron anfetaminas a sus soldados. Además de mantenerlos alerta ante un eventual ataque del enemigo, les quitaba el hambre. Destacan la pervitina, que tomaban tanto militares como civiles alemanes como un estimulante. También estaban experimentando con una droga que combinaba cocaína, metanfetamina y un opiáceo que probaron con los prisioneros de un campo de concentración. Le derrota llegó antes de que llegase al mercado.

La Guerra Fría.

Dexedrina.

Es una anfetamina que aumenta el nivel de concentración de los pilotos y que ahora se usa como medicación contra la hiperactividad. El uso de este fármaco fue muy polémico porque lo usaban los pilotos de los bombarderos nucleares. Según na denuncia de 2003, negada por el Pentágono, los soldados seguían tomándolo.

Vietnam.

Marihuana y Heroína.

Los marines se metieron de todo en una época de contracultura y experimentación con drogas. Bebieron grandes cantidades de alcohol,fumaron ingentes cantidades de marihuana y se inyectaron cocaína, ante la permisvidad de los mandos. Mas del 30 por ciento experimentó con le heroína. Según Defensa, la mayoría lo dejó tras el final de su etapa militar. No lo creo, pero esto solo es una opinión.

Afganistán e Irak.

Ritalín.

Los marines actuales toman Ritalín como una manera de hacer frente al dolor físico y psicológico. The New York Times se preguntaba en un artículo de 2012: "¿Por qué estamos drogando a nuestros soldados?". asegurando que los soldados de infanteria se enganchaban a estos anagésicos y seguían tomándolos en la vida civil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario