domingo, 21 de mayo de 2017

El Ébola.

En 2014 hubo una gran incidencia de una pandemia de Ébola en África Occidental. Hubo casos de personas incluso en Europa y los Estados Unidos. Esta epidemia dejó de manifiesto les notables diferencias entre nuestros modernos hospitales y sus protocolos para las enfermedades infecciosas y los humildes dispensarios africanos, donde hasta las pastillas de quinina para combatir la malaria están contadas y racionadas. La pandemia de Ébola de 2014 mató 3.400 personas e infectó muchisimas más.
Por esa época Simon Worrall entrevistó al autor David Quammen, autor de ÉBOLA: THE NATURAL AND HUMAN HISTORY.

¿Cómo de preocupados debemos estar por el primer caso de Ébola en los Estados Unidos?

No deberíamos estar preocupados por nosotros. Deberíamos estar más preocupados por la gente de África Occidental. Este es un virus que no pasa tan facilmente de una persona a otra. Requiere contacto con los fluidos corporales. Puede ser aplacado en un hispital del mundo desarrollado si se dispones de las barreras higiénicas de contención apropiadas. Eso significa mascarillas, guantes de plástico, etc...

Supongo que el personal de los dispensarios africanos saben también que no hay que tocar con las manos desnudas y desprotegidas los fluídos humanos. ¿Qué está pasando allí?

Todo se reduce a una palabra: pobreza y precariedad de medios e infraestructuras sanitarias.
Si eres un habitante de Sierra Leona y Liberia estás en medio de una cultura que precisa mucho contacto físico. Siempre se están tocando, no les importa lavar los vómitos o las heces licuadas de la diarrea con sus propias manos. A veces no les queda más remedio que hacerlo así. La principal consecuencia es que el personal sanitario se contagia de toda clase de enfermedades infecciosas.
Las prácticas fumerarias incluyen el lavado del cuerpo del difunto y sus cavidades. En algunas culturas de la zona, el funeal incluye besar el cadáver un tiempo después del amortajado. Lo que no saben estas personas - ni quieren aceptar - es que virus del Ébola permanece en el cadáver algún tiempo después del óbito del enfermo. Una persona que muere de ébola conserva el virus hasta un día o dos más.

Existe una dimensión cultural en la manera que se interpreta el hecho de estar enfermo en áfrica. Los africanos creen en la brujería, ¿verdad?

Es cierto. Es más frecuente entre la gente de África Central que en África Occidental. Pero en esas regiones cren que las enfermedades infecciosas están causadas por los brujos y los espíritus malignos.

¿Cuándo aparece en ébola por primera vez? ¿Y cuando?

Los primeros informes médicos lo sitúan en áfrica Central, en 1976; una vez en Zaire, que actualmente es la República Africana del Congo, y otra en Sudán. El de Zaire es el más famoso. Empezó en un lugar llamado Yambuku, una pequeña misión en el norte de Zaire. La gente derepente empezaba a morir con esos erribles síntomas, pero nadie sabía lo que pasaba. Un equipo dirigido por Karl Johnson fue allí, y fue este equipo el primero que identificó y aisló el virus. Lo llamaron Ébola por un río que bañaba el pueblecito de Yakumbu.

Tú escribes que "EL EBOLA ES UN ENIGMA ENVUELTO EN UN MISTERIO". ¿Cuál es el misterio tras el Ébola?

Hay un par de misterios. El principal es ¿ qué hace este virus cuando no está matando humanos? ¿Cuál es su reservorio? ¿Qué clase de ser vivo de la selva africana es su huesped habitual? Los virus tienen que vivir en alguna parte. Sólo pueden replicarse en las células de algún ser vivo.
Pero después de 40 años tras la primera epidemia no podemos identificar con certeza el principal reservorio del Ébola. Se sospecha que uno de sus principales reservorios es un murciélago de la fruta. Los anticuerpos del Ébola han sido encontrados, pero no se ha aislado en virus en un murciélago ni en ningún otro animal. 

El término que tú usas para referirte a una transisión de enfermedades infecciosas a través de un huesped animal es zoonosis. Explica esta idea.

Zoonosis es una infección de los animales que se transmite a los humanos. Puede tratarse de un virus o de una bacteria. Llamamos al momento del paso de un reservorio a otro como "spillover".
El Ébola pasa de su misterioso reservorio a un chimpancé. Lo humanos encuentran los cadáveres de los chimoancés muertos y dicen: "!Hurra! !Carne fresca!". Se la llevan a sus aldeas, la cocinan y se la comen. De esta manera pasa de los chimpancés a los humanos, en otra étapa del spillover.
Esto es lo que sucedió en un poblado llamado Mayibout 2. Unos adolescentes que estaban cazando encontraron el cadáver de un chimpancé. La gente lo comió y empezó a enfermar. Resulta que el chimpancé había muerto de ébola.

Mucho de lo que sabemos del Ébola procede de la novela de Richard Prestos HOT ZONE, y la película Outbreak, que está basada en ese libro. En él, el Ébola es retratado como algo propio de una película de zombies, con hemorragias por cada orificio corporal. Pero tú dices que esto es solo ficción, ¿no?

No deseo contradecir a Richard Preston, que además de un colega científico, escribe unas interesantísimas novelas de ciencia-ficción. Pero el retrato que hace en HOT ZONE del ébola no es, ni mucho menos, la real.
Sangras a veces. Suele haber sangre en las heces, lo que los paramédicos llaman melenas. Suele haber sangre en los vómitos, lo que los técnicos de Urgencias llaman hematemesis. Pero esos dos factores no pueden darse. O no pueden darse a la vez.
El virus del Ébola te mata por un fallo multiorgánico que dstruye tu sistema inmunitario. De hecho, no sabemos exactamento cómo mata a los enfermos. Pero no hace que te dusuelvas en hemorragias internas y externas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario