martes, 27 de junio de 2017

Hijos ilegítimos.

Ptolomeo XII subió al trono en Egipto siendo bastardo. Fue un caso excepcional porque las oportunidades de alcanzar el poder con ese bagaje comenzaron a desvanecerse bien comenzado el siglo XX.
Otro hijo ilegítimo famoso fue Fidel Castro, cuyo padre Ángel no lo reconoció hasta que cumplió los 16 años. En opinión de Sergé Raffy, editor del Nobel Observateur y autor de una biografía del lider cubano, " aquella anómala situación familiar puede explicar su comportamiento en los años siguietes. Es como si hubiera tenido una necesidad imperiosa de reconocimiento social y también sentimental".
Eva Perón también fue hija ilegítima. Cuando su padre, Juan Duarte murió en un accidente automovilístico, su madre Juana Ibarguren llevó a todos sus hijos a despedirse del cuerpo. Los Duarte no lo permitieron. Puede que esa humillación la llevase a buscar seguridad en un matrimonio con Domingo Perón, presidente de la Argentina, y a convertirse en la protectora de los descamisados. Porque ella no debía no quería olvidar sus orígenes.
El padre del arqueólogo y espía Lawrence de Arabia ( T. E. Lawrence) resultó ser un pequeño propietario rural que abandonó a su mujer y a sus cuatro hijas para vivir con la madre de Lawrence de Arabia. Superó su trauma con pruebas de resistencia y con la emulación de los personajes de la saga artúrica.
Jack London tampoco consiguió el reconocimiento de su padre natural. Su madre se casó con John London, un generoso droguero, que accedió a dar su apellido a unos hijos que no eran suyos. London se embarcaría en una serie de aventuras, tanto en la fiebre del oro del Klondike, en Alaska, como navegando en un balandro de vela por el Pacífico. Pero la fama le llegó por novelas como COLMILLO BLANCO y EL LOBO DE MAR, obras con las que le compararon con Kipling, por su tratamiento del comportamiento y la psicología de los animales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario