sábado, 22 de julio de 2017

¿Es todavía salvaje el Salvaje Oeste?

Libro: Satélites en la Sierra Alta.
Autor: Jason Mark, cofundador de la granja urbana más grande de San Francisco. Es un apasionado excursionista.
Entrevistador: Simon Worrall, a finales de 2015.

Edward Abbey escribió: EL DESIERTO NO ES UN LUJO, SINO UNA NECESIDAD DEL ESPÍRITU HUMANO". ¿Es ese un sentimiento que compartes?


Necesitamos el desierto, ese lugar que no espera al hombre, que no tiene nada para el hombre, y en el que el hombre no permanece más que nunca en esta época de cambio climático, como un puerto seguro para los animales y las plantas.
También en una época donde las máquinas y gadgets electrónicos nos controlan hasta el último suspiro, es un tónico psicológico decir que conoces un lugar, por pequeño que sea, que no figura en los mapas, donde no llega la influencia del Gobierno ni de las corporaciones.

¿Por qué llamaste a tu libro SATÉLITES EN EL CIELO?

Estaba observando a un grupo de chavales excursionistas en el curso del Outward Bound, en las Rocosas del Colorado, a unos 8.000 pies de altura. Recuerdo que nos tumbamos y miramos ese cielo tan prístino, cuando vimos na extraña estrella que se movía. Resultó ser un satélite de seguimiento. Por eso digo que el Oeste ya no es tan salvaje como solía serlo.

Hay un movimiento para recuperar para lo salvaje los grandes espacios naturales.

Hablas del libro de George Monbiof, FERAL. Es una manera de recuperar el daño hecho al planeta después de tantas décadas de industrialización. Por ejemplo, se está reintroduciendo el lobo gris al norte de las Rocosas y el lobo gris mexicano en el sudoeste de los Estados Unidos. Eso quiere decir que los alces ya no pueden estar gordos ni ser perezosos si lo que quieren es mantenerse con vida, lo que permite el regreso de los álamos y de los castores.

Pero recuperar espacios de la naturaleza, donde ya están asentados los intereses del hombre puede ser peliagudo. Háblanos de la controversia de los indios Lakota de la Reserva de Pine Ridge y le reintroducción del bisonte.

El Servicio de Parques donó gran parte de las tierras federales de las Badlands a los Lakota o Sioux Oglala, una tribu a la que perteneció Caballo Loco. Los indios estaban entusiasmados, porque es el primer parque tribal de los Estados Unidos. Pero la sonrisa se les borró de la cara cuando el Servicio de parques les comunicó que pensaban reintroducir los bisontes. Parece ser que la economía de la reserva de Pine Ridge es ganadera. Y los bisontes iban a competir con los caballos y las vacas por los pastos.
Estuve en una reunión del Consejo Tribal, y todo eran gritos y animosidad. Unos Lakota decían:" No podemos creer que nos estemos comportando así por algo de una importancia cultural tan extrema como los bisontes". Otros decían: "El futuro está en la gestión de tierras de pastos y la venta de reses".

La paleodieta se está poniendo de moda. Pasaste tiempo con una cavernícola moderna llamada Linx Vildern.

Es inglesa. El padrastro era el director de la Escuela de Arte de St Martin. Ella era una punk de Londres que decidió cambiar de vida. Tanto alcohol y la ingesta de drogas estaban haciendo mella en su físico más rápido de lo que quería.
Fue con su abuela , en los bosques de Suecia, donde tuvo su inspiración. Quería vivir tan en comunión con la naturaleza como fuera posible. Las dos últimas décadas ha estado viviendo en los lugares más salvajes de América del Norte, primero en Nuevo México y ahora en el estado de Washington. También se ha convertido en una de las principales instructoras en habilidades paleolíticas, como hacer fuego, curtir las pieles y cazar con un arco o un propulsor llamado atlalt.
Durante los últimos 10 años ha organizado el Proyecto de la Vida de la Edad de Piedra, donde ella y otros primitivistas tratan de sobrevivir con sus técnicas del Paleolítico en los lugares más precarios tanto tiempo como sea posible.
Lynx no se hace ilusiones de que esto sea más que un experimento. Un rewilding humano. Una mujer primitivista de Devon, en Inglaterra, dijo que no podía quitarse una melodía de Britney Spears bastante machacona de la cabeza, cuando salía a cazar con un arco.



No hay comentarios:

Publicar un comentario