lunes, 17 de julio de 2017

Jerry Coyne contra la escatología religiosa.

Autor: Jerry Coyne.
Libro: LA FE CONTRA LOS HECHOS: POR QUÉ LA CIENCIA Y LA RELIGIÓN SON INCOMPATIBLES.

Nota: el autor de esta entrada, José Félix Morales, es deista, y no tiene por qué compartir algunas de las opiniones del señor Coyne.

La epifanía de Coyne llegó mientras escuchaba el album Sgt Pepper de los Beatles. Dios no existía ni había existido en ninguna de sus formas. Se puso a sudar y a temblar ante lo que para un judío como el significaba esta revelación, pero Coyne decidió conducir sus pasos hacia el materialismo científico y se convirtió en un biólogo evolucionista. Simon Worrall le entrevistó en 2015.

Tu viaje hacia el ateísmo comenzó con una epifanía, a los 17 años,escuchando un álbum de los Beatles. Cuéntanoslo, Jerry.

Fuí educado como judío reformista que, en mi opinión, es casi ser ateo. Íbamos a la sinagoga, pero no hice el Bar Mitzbáh. Mis padres sólo mencionaban a Dios cuando mi comportamiento no era el adecuado. Recuerdo que estaba tumbado en el sofá de mis padres escuchando el álbum Sgt Pepper cuando se me ocurrió que Dios jamás había existido.

Ahora eres un biólogo evolutivo. ¿Cuál es tu relación con las religiones organizadas?

Si fuera lanzador de béisbol o arquitecto, pero ateo, no tendría el menor problema.Sería un tipo de lo menos polémico. Pero soy un científico evolucionista, pongo a prueba los dogmas de los demás, aporto pruebas contra la escatología cristiana, y eso no se perdona. 
En Estados Unidos alrededor del 42 al 43 por ciento de los ciudadanos son creacionistas. Otro 30 por ciento son evolucionistas teístas,es decir, que piensan que Dios tuvo algún papel en la evolución. Los deistas se han incrementado un 50 por ciento en los últimos 30 años.

Hay científicos que dicen que el papel de la religión es ocuparse de los valores morales y la justicia social y la de los científicos es explicar los mecanismos del Universo.

Ya; pero eso a mí no me sirve. Primero porque los teólogos, por lo menos en los Estados Unidos, no van a renunciar a decir que Dios dirige los mecanismos naturales del Uneverso. Creo que el Universo es determinista, sí, pero ese determinismo es debido a sus propios mecanismos moleculares.
Otra cosa es creer en el libre albedrío y en un premio o un castigo, unas consecuencias, por comportarse de un modo u otro. Si eres un psicópata asesino tú no tienes el control de tu mente, porque tú eliges matar, pero no eliges ser de otra manera. Si tú eres gay tampoco lo has elegido. Así que tampoco creo que Dios crease nada a partir de un vacío cuántico, pero tampoco que Dios nos vaya a castigar por comportarnos de una manera u otra.
En cuanto a los pensadores morales, John Stuart Mill, Kant, y Hume, que son filósofos laicos, ya pensaron sobre estas cuestiones desde un punto de vista ético pero no deísta.

Dices que el pensamiento en una escatología, en un Dios que actúa como los seres humanos puede convertirse en una peligrosa forma de superstición.

Sí, por el hecho de que ya ha habido muertos y guerras a causa de ella. Traigo aquí el caso de Ashley King, una niña muerta a manos de sus padres, adeptos de la Ciencia Cristiana. El nombre no tiene nada que ver con la realidad.
A Ashley King le salió un bulto grande en la pierna. Le dolía. Los padres la sacaron de la escuela y la sometieron a una curación por medio de rezos. Tenían a su disposición fármacos, pero decidieron que si la niña había enfermado era porque no tenían la suficiente fe, y que el cáncer era una prueba de Dios. Cuando las cosas fueron a peor, el médico les dijo que era un cáncer de huesos con metástasis y que la niña ganaría un poco más de tiempo si le amputaban la pierna.
Los King sacaron a Ashley del hospital laico y la llevaron a una clínica de la Ciencia Cristiana, donde la purificaron a base de rezos y le dieron un vaso de agua tras otro. Ni siquiera le dieron calmantes para el dolor.
Finalmente, la niña murió. Sus padres fueron procesados pero no encarcelados. Están sometidos a libertad vigilada, lo que en mi opinión es un castigo irrisorio. De hecho, esas clínicas tan cachondas de la Ciencia Cristiana están financiadas con fondos federales. Clínicas en las que se deja morir a la gente porque se centran en que el cáncer de huesos les causa un dolor espantoso en lugar de poner sus ojos en Dios. Clínicas que no curan, ¿entiende, señor Worrall?


No hay comentarios:

Publicar un comentario