domingo, 23 de julio de 2017

Los robots nos van a mandar al paro.

Libro. El auge de los robots: la tecnología y la amenaza de un futuro dsempleado.
Autor: Martin Ford.
Entrevistado por Simon Worrall.

A principios de 2015, el astrofísico Stephen Hawking dijo que la Inteligencia Artificial supondría el final de la raza humana. ¿Esto sucederá o será ciencia ficción?

No sé si sucederá o no, pero no pasará a corto plazo.

Una encuesta de la Universidad de Oxford sugiere que el 47 por ciento de los empleos serán realizados por robots en 2050. ¿Qué trabajadores tiene que temer por su futuro?

Esto ya ha empezado a suceder. Los trabajos rutinarios y predecibles serán robotizados. Quizá debamos despedirnos de los trabajadores de las cadenas de montaje.
También muchos de los llamados trabajadores de cuello blanco lo van a pasar mal. Si te pasas horas haciendo cosas repetitivas o rutinarias frente a un ordenador a los chicos de Silicon Valley no les va a costar nada patentar un software que precinda de ti, la parte falible del sistema.

¿Cuál será el efecto sobre la economía mundial?

El sistema capitalista se colapsaría. A medida que las máquinas van dejando en el paro a más trabajadores, éstos pierden capacidad adquisitiva. Las máquinas producen pero nadie consume. Hasta ahora hemos vivido en una sociedad de consumo en que se producía más de lo que se iba a consunir, con las previsibles consecuencias para el medio ambiente.Pero esto se acabó.

En la película HER, de Spike Jonze, un hombre se enamora de una aplicación de ordenador con voz de mujer. ¿Será posible?

Absolutamente. Ya hay investigaciones sobre cómo construir robots emocionales, y los robots que proporcionen sexo ya no están lejos en el futuro. Ya se han hecho cosas en este sentido en Japón, con gente que ha desarrollado vínculos emocionales con los robots. En Europa vemos a los andróides autónomos como amenazas al estilo de TERMINATOR. Pero en Japón los ven como los que cuidarán a los ancianos cuando los hijos no puedan hacerse cargo de ellos por otros compromisos ineludibles.

Las impresoras 3 D ya pueden producir órganos humanos: ¿Son peligrosas para los trabajadores?

Si. Pueden también fabricar ladrillos y piezas prefabricadas. Yo las miraría con desconfianza si trabajase en la construcción.

PARA VER:
HER, de Spike Jonze. (2013) Cinco nominaciones a los Oscars.

No hay comentarios:

Publicar un comentario