martes, 12 de diciembre de 2017

Ecologismo en La India.

La India es el hogar de 1200 millones de personas, con una prodigiosa variedad de paisajes, religiones y grupos étnicos. Al igual que Chiua, India es un Leviatán entre las economías emergentes del mundo. Podemos citar centros tecnilógicos de investigación y desarrollo como el de Bangalore. Pero a cambio de este nueva posición, el país ha tenido que pagar un alto precio: contaminación, agotamiento de recursos naturales y superpoblación.
Por eso, en 2015, Simon Worrall entrevistó a la Hindú americana Meera Sabramanian. Este autora ha recorrido las zonas rurales de todo el país para hablar de cómo las personas sencillas están luchando contra los problemas del siglo XXI.

Libro: UN RÍO FLUYE DE NUEVO: LA CRISIS NATURAL DE LA INDIA, DESDE LOS ACANTILADOS DE RAJASTÁN A LAS TIERRAS DE CULTIVO DE KARNATAKA.

Dices que los campesinos hindúes están sufriendo los efectos secundarios de la Revolución Verde. Háblanos de esto, Meera, por favor.

El Punjab es el granero de la India, el lugar donde se centraron las iniciativas de la Revolución Verde en los años 60. Se distribuyeron a los campesinos pesticidas y semillas de alto rendimiento gratis o muy subvencionadas. ¿Quién les iba a a decir a los hijos de estos granjeros que el agua se convertiría en su mayor problema? Las nuevas semillas necesitaban demasiada agua y agitaron los acuíferos del Punjab.

En cuanto a los pesticidas y la contaminación de las pocas fuentes de agua potable que permanecen lo están por la escorrentía de los desechos agrícolas. La tasa de cáncer supera los promedios del resto de La India, e incluso los internacionales, cuando es del Punjab de lo que hablamos.

Claro que La India ha lidiado con hambrunas en fechas tan recientes como en 1943, y los hindúes no quieren volver a ellas. Pero muchos granjeros y agricultores se cuestionan si la Revolución Verde y sus métodos fueron provechosos.

Dices que te encontraste con un Hombre de la Lluvia de verdad en el Rajastán. Háblanos de él.

Se llama Rajendra Singh. Era un activista muy influenciado por Gandhi. Viajaba por las aldeas del Rajastán intentando abrir dispensarios médicos y escuelas. Cuando llegó a la aldea de Anwar, el Anciano del lugar le dijo:
-No necesitamos nada de lo que propones. Necesitamos agua. Alguien tiene que cavar johads. Si tú empiezas, los demás te seguirán.

¿Qué es  un yohad?

Es una pequeña presa de contrrol hecha con tierra y piedras. En lugares con precipitaciones limitadas que caen en momentos muy concretos, como lo son los desiertos de Rajastán, crea pequeños charcos y estanques. El agua se filtra y repone los acuíferos de forma sostenible, en lugar de erosionar el terreno.

¿Quién es Mousine Serrar?

Es una mujer marroquí que actualmente vive en La India. Ha estado desarrollando estufas Prakti. Son unas estufas que queman madera o residuos agrícolas, con lo que se ahorran combustibles fósiles y se emplea la biomasa para algo útil.
A las mujeres les gusta, porque en su cultura oler a humo significa que son amas de casa trabajadoras.

En la década de 1990 el buitre de lomo blanco era tan común como el cuerpo. pero en 2000 había bajado su número en un 99 por ciento. Explica por qué son tan importante los buitres para los campesinos indios y cómo los medicamentos para el ganado los perjudican.

Si hay una vaca muerta un hinduísta no aprovechará su carne, debido a las creencias religiosas. Los musulmanes no se alimantarán de nada que no sea sacrificado de forma correcta. Los parsis, un grupo étnico de Munbay, alimentan a los buitres con los cadáveres de los adeptos de su religión.

Los buitres están siendo envenenados por un antinflamatorio llamado diclofenulo, que es para el ganado como tomarse un Ibuprofeno. Es inofensivo para el hombre pero a los buitres les causa insuficiencia renal.

En 2000 el Ministerio de Agricultura prohibió el diclofenulo, pero en 2006 los ganaderos todavía lo usaban ampliamente. Recientemente las autoridades han prohíbido el uso de grandes viales de este antinflamatorio. A ver qué sucede.

Seguro que vistes muchas ceremonias tradicionales mientras estabas en la India rural. Háblanos de alguna de ellas.


Lo que voy a describir a continuación lo vi en Rajastán, en la aldea de Anwar. Un hombre acababa de perder a us padre. Cada persona de la comunidad contribuyó a mitigar el duelo de ese hombre mediante la ceremina del turbante. Cada persona aportaba un pedazo de tela blanca y algo de dinero al turbate del hijo del fallecido.

Al final el cuello del hijo del finado apenas puede sostener la cabeza por el peso de un turbante que mide dos pies de ancho y 18 pulgadas de alto. Es una manera en que el muerto traspasa simbolicamente sus responsabilidades al frente de la familia a su hijo.

Las mujeres de la aldea cantaron todo el día, hasta el crepúsculo, cuando la multitud dio por terminada la ceremonia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario