lunes, 11 de diciembre de 2017

¿Tienen conciencia los caballos?

EL CABALLO: LA HISTORIA ÉPICA DE NUESTRO NOBLE COMPAÑERO.
(Editorial Farrax, Straus y Giroux Books)
Autora: Cindy Williams.

Háblanos del caballo Clever Hans y de la expectación que creó entorno a sus supuestas capacidades matemáticas durante el siglo XIX.

El propietario de Clever Hans creía que su caballo tenía conocimientos matemáticos muy básicos como sumar y restar. Le decía una de estas operaciones y el caballo pateaba el suelo con una pata hasta llegar a la cantidad correcta.

Por supuesto, los escépticos no creían que los caballos pudieran contar, así que ocultaron al entrenador de Clever Hans tras una mampara. El caballlo ya no pudo acertar con ninguna de las operaciones matemáticas.

Hoy sabemos que Clever Hans era un caballo muy inteligente, que podía captar las emociones de su propietario y adietrador hasta el punto de deducir por su expresión cuándo había llegado el momento de cesar de patear en el suelo.

En tu libro dices que los vínculos de los caballos con las personas que se ocupan de ellos son muy profundos. Háblanos de Lukas.
Lukas era un caballo de carreras que se destrozó las patas lo suficiente como para no servir para las competiciones. Vagó de un establo a otro hasta que lo adquirió la etóloga Karen Murdock.

Esta le enseñó a Lukas a diferenciar los colores y las formas. Lukas resultó ser un buen alumno, pero no lo hacía por el refuerzo positivo en forma de zanahorias. Lukas lo hacía porque se sentía muy a gusto con Karen y porque le gustaban las actividades.

A Simon Worrall no le gustan los caballos y a los caballos Simon Worrall, tampoco. Y Jose Félix, que es el que adapta esta entrevista, nunca ha tenido trato con ellos. ¿Puedes aprender a establecer un vínculo con un caballo, o eso es algo que lo tienes o no lo tienes?
Me viene a la mente el centro de Greenfield, en New Hampshire, donde rescatan mustangs. 
 Tienen un estupendo programa en que enseñan al cliente a establecer su propio vínculo con un caballo semi salvaje. Los instructores te darán las pautas para relacionarte con ese caballo en concreto. No lo montas hasta el final. Aprendes sobre el caballo como ser vivo y él aprende que tú no le vas a hacer daño. A medida que pasa la semana, se crea un vínculo cada vez más fuerte.

He óído que los nómadas mongoles y los ganaderos españoles domestican caballos salvajes de un modo muy parecido a cómo lo hacían nuestros antepasados hace 5000 años. ¿Qué nos puedes decir de esto?
Los caballos se empezaron a asociar con los humanos porque les ofrecían protección contra los depredadores a cambio de que cargasen con los bienes de los clanes prehistóricos. Ambas partes se beneficiaban del asunto.

Claro que los caballos también han establecido en Sudáfrica asociaciones con otros animales, como los mandriles. Los mandriles se suben a los caballos tumbados y los despiojan y acicalan. !Los caballos parecen estar en el septimo cielo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario