martes, 6 de febrero de 2018

!Inversión magnética!

Muchos aspectos de nuestra vida cotidiana actual dependen del campo magnético terrestre, anclado por los polos Norte y Sur, desde la red eléctrica que alimenta este ordenador hasta los satélites que nos permiten ver la televisión. Las tortugas marinas y las avesmigratorias se orientan con ella. Pero como nos explica la autora Alana Mitchell en su libro THE SPINNIG MAGNET, no siempre fue así. En una fecha geológica relativamente reciente,como hace 780.000 años, los polos se invirtieron. Según algunos científicos, puede que este a punto de pasar nuevamente, con resultados demoledores para el planeta y nuestros intereses.

No damos por supuesto que nuestro biennestar depende de fuerzas físicas poderosas como el magnetismo. ¿Puedes hablarnos del papel que juega, Alana?

El campo magnetico protege a nuestro planeta de la radiación solar y galáctica, los peligrosos rayos cósmicos, que pueden dañar las cosas en nuestro planeta. Se genera en el núcleo externo.

Lo que pasa es que en el nucleo de roca fundida de la Tierra hay varias corrientes magnéticas menores que luchan para provocar una crisis en el dipolo, el equilibrio entre el polo norte y el sur, que cambiarín de lugar y de carga.

Muchas criaturas tienen un sentido de la orientación basado en el magnetismo. Explica cómo les afectaría una inversión magnética.

Todas las plantas y los animales están respondiendo al campo magnético de nuestro planeta. Una ballena jorobada trata de llegar en primavera a los bancos de peces de América del Norte, donde puede engordar, reproducirse y transmitir su ADN. Si no encuentra el modo de llegar hasta allí puede afectar a toda su estrategia reproductiva. Del mismo modo, algunas tortugas necesitan llegar a la misma bahía en Australia para desovar. El problema es que si los polos se invierten no podrían encontrar la misma playa, y pueden terminar en otro lugar, o muriendo en el intento.

Las interriupciones electromagnéticas en el espacio también pueden ser extremadamente dañinas para nuestra tecnología. Háblanos de la tormenta magnética de 2012 y cómo una empresa británica ha diseñado un algoritmo para que las industrias de seguros calculen el coste de las futuras tormentas espaciales.

Nuestras redes electrónicas están fuertemente interconectadas. Una tormenta como la de 2012, lanzada por el Sol en un momento en que la Tierra estaba a cierta distancia en su movimiento de traslación, causó graves daños. Los científicos se pusieron al habla con los gobiernos y les dijeron que si la Tierra hubiese estado más cerca del Sol la tecnología humana habría retrocedido a la era victoriana.

La empresa británica que tú dices calculó los gastos en 41,5 billones de dólares solo en los Estados Unidos, si no se extendía fuera del territorio americano, cosa que pasaría. Podríamos retroceder fácilmente a los albores de la Revolución Industrial con una semana de tormenta solar.

Retrocedamos en el tiempo, al centro de Francia, donde vivía un hombre llamada Bernard Brunhes, a quien llamas "EL HOMBRE OLVIDADO DEL MAGNETISMO". Explícanos por qué fue tan importante su contribución.

Brunhes era un geofísico que quería rastrear el campo magnético de la Tierra a lo largo del tiempo. Para eso tenía la formación perfecta, Una roca de terracota que había sido cubierta por la lava basal de uno de los volcanes del Macizo Central. Cuando la terracota se calienta, y posteriormente se enfría, algunos de los electrones en su estructura molecular se convertirán en imanes fósiles. Revelarán donde estaban las coordenadas de los campos magnéticos terrestres en ese momento.

Brunnes calbagó hasta Pontfarin a lo largo de un dia. Cogió de la formación el material que necesitaba con sus conceles y regresó a su laboratorio.

Descubrió que los polos se habían invertido cuando se sobrecalentó, y posteriormente se enfrió, la terracota. Eso dejó preocupados a los científicos de la epoca. No sabían por qué iba a suceder algó así, ni probar que había sucedido. Brunhes se acobardó con el clima de recelo general y nunca volvió a publicar sobre el tema hasta su muerte. Falleció pocos años después de un derramecerebral a la edad de 42 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario