jueves, 15 de marzo de 2018

Aventuras y desventuras de dos occidentales en las selvas de Borneo.

Publicado en Sunday Book Talk el 10 de marzo de 2018.

Simon Worrall. Adaptación.

Uno de los hombres citados arriba era un activista ambiental suizo que vestía un taparrabos y aprendió a cazar con una cerbatana antes de desaparecer en circunstancias extrañas en Sarawak. El otro es un marchante de arte tribal que trazó mapas del sistema fluvial de los bosques lluviosos de Borneo en busca de los ídolos votivos del pueblo Dayak.

En su libro sobre antropologís LOS ÚLTIMOS HOMBRES SALVAJES DE BORNEO, el autor Carl Hoffman nos cuenta la lucha por proteger los últimos bosques lluviosos de Borneo y el estilo de vida tradicional de los Penan de la codicia de las madereras. Por su parte, el marchante Michael Palmieri nos ha dado a conocer el arte del pueblo Dayak.

BRUNO MANSER, MICHAEL PALMIERI... SON DOS HOMBRES MUY DISTINTOS. ¿CÓMO LLEGARON A IMPLICARSE TAN PROFUNDAMENTE CON LAS TRIBUS DE BORNEO?

Bruno estuvo muy implicado en el mundo de la contracultura de los años 60 y 70 del siglo XX. Bruno tomó parte en esto en su Suiza natal rechazando ser alistado en el Ejército. Las autoridades le condenaron a una pena de prisión de cuatro meses. Terminada la condena se convirtió en un pastor en los Alpes.

No quería comprometerse con un sustema capitalista de producción de alimentos. Quería algo más, un compromiso mayor.Así que voló a Tailandia y se unió, como podría haber hecho cualquier otra cosa, a una expedición espeleológica británica a las cuevas Mulu en Sarawak. Desde allí, salió al encuentro de los Penan.

Michael era un surfista que creció en California en medio de la negativa por parte de los de su generación de articipar en la guerra impuesta por los de la generación anterior. Te estoy hablando de Vietnam. También huyó en un carguero de los Estados Unidos para evitar el reclutamiento. Estuvo en Europa hasta 1974, antes de embarcarse de nuevo rumbo a Bali y Borneo.

Aunque comerciar con arte nativo siempre será na actividad polémica, no es uno de esos mercenarios que penetran en la selva pensando en cómo beneficiarse de todo cuanto hay en ella. Michael tenía hambre de experiencias y aventuras.

MANSER DEDICÓ SU VIDA - Y POSIBLEMENTE LA CAUSA DE SU MUERTE- AL PUEBLO PENAN DE SARAWAK. HÁBLANOS DE ESTE PUEBLO TRIBAL.

Los Penan son nómadas que viven en las profundidades del bosque tropical, moviéndose cada pocas semanas, dependiendo de la disponibilidad de la caza y de las plantas de temporada. Viven en grupos pequeños, en su mayoría familiares, cazando y reuniéndose para intercambiar personas cada pocos meses.

Cuando Bruno fue aceptado por los miembros de la tribu, empezó a andar descalzo y en taparrabos por la jungla. Cazaba con las técnicas de este pueblo. Tenía una visión idealizada de la vida tribal, como si los nativos fueran mejores que los civilizados, siempre y cuando se los dejase a su aire.

En realidad, los Penan ya estaban aculturándose de nuestro modo de vida y de nuestros valores. Estaban empezando a usar camisetas, pantalones cortos y a guiarse con relojes y brújulas. Bruno se dejó melena e intentó ser más Penan que los propios Penan.

Para los Penan, Bruno les recordaba el trato proteccionista dado a los nativos por el Gobierno colonial británico. Les recordaba una figura histórica: James Brooke, el rajá blanco. Este personaje había protegido a los Penan de las incursiones de un pueblo más agresivo y adelantado, los Dayaks. Tanto James Brooke como los Dayaks son villanos en las novelas de la saga de Sandokán, del italiano Emilio Salgari.

PALMIERI TE DIJO, "NO SOLO ERA VIAJAR A UNA UBICACIÓN FÍSICA REMOTA, SINO A UNA METAFÍSICA: EL RICO MUNDO ESPIRITUAL DE LOS DAYAKS". HÁBLANOS DE SU ARTE.

Su arte es un reflejo de su mundo espiritual, en que el árbol de la vida representa la vida, la muerte y los antepasados. En una religión universal monoteísta, primero estás vivo y después mueres y son dos lugares completamente diferentes. En la cosmovisión de los Dayaks, estar vivo y estar muerto son dos experienias que se superponen, en un constante intento ceremonial y espiritual de aplacar a los espíritus. Esto resulta en un gran número de ceremonias de gran riqueza, particularmente en torno a la muerte y la cosecha de arroz, y esta era la inspiración del arte con el que Michael traficaba.

Y ENTONCES IRRUMPEN LOS POLÍTICOS CORRUPTOS Y LAS MADERERAS...

El político corrupto principal era Abdul Taib Mahmud. Comenzó a crear concesiones madereras, que en su mayoría fueron para sus amigos y familiares.

Cuando Bruno Manser llega a Sarawak en 1984 los taladores empezaron a codiciar las tierras tradicionales de los Penan y los Dayaks. Los Dayaks eran campesinos. Podían vender sus tierras y sus cotos de caza a cambio de una compensación, aunque fuera ridícula. Pero los Penan no habían desarrollado sentido de la propiedad privada. Todo el bosque era suyo, y sus antepasados estaban velando por ellos desde sus tumbas en toda la jungla. Cada colina y árbol tenían su significado. Los musulmanes y los chinos despreciaban a los Dayaks por vivir en el Neolítico, pero es que los Dayaks despreciaban a los Penan por ser un pueblo todavía más primitivo.

DICEN QUE LAS TRANSACCIONES DE MICHAEL PALMIERI CON LOS NATIVOS SONPOCO MENOS QUE DUDOSAS.

Dudosas no es la palabra correcta, ya que los Dayaks no se sienten estafados por Michael. Para ellos los ídolos votivos son objetos de uso corriente, reamplazables, y no comprenden que para un museo de Chicago y de Londres pueden evocar el exotismo de una cultura que ya no se mantendrá tan pura como actualmente dentro de una década o dos.

Borneo es la tercera isla más grande del mundo, con jungla, rápidos y montañas. Palmieri ha trazado mapas de todo eso, ha recorrido lugares donde no se tenía mas que una vaga noticia del mundo del hombre blanco y les ha ofrecido cosas útiles a los Dayaks a cambio de sus ídolos religiosos.

Un día lo visite en Borneo y me llevó a una choza. Me mostró una serie de mapas de la cuenca del río Mahakam de 2 por 3 pies. Él había estado en esa región y la había explorado palmo a palmo.

HÁBLANOS DE LA MISTERIOSA DESAPARICIÓN DE BRUNO MANSER EN 2000.

Manser estaba empezando a ser una figura de culto entre los etnógrafos, conservacionistas y antropólogos. El problema es que él pretendía enfocar esa atención hacia la destrucción de la selva tropical mientras que los europeos estaban centrados en cómo había conseguido adaptarse a una cultura más primitiva. !Era como un Tarzán real!

Para las autoridades de Borneo era un personaje al que había que quitar de la circulación con cualquier excusa, así que lo detuvieron dos veces con la intención de matarlo en la espesura. Manser huyó las dos veces entre las balas.

Solo abandonaba la jungla para visitar a sus padres en Europa. El padre tenía cáncer. Y a él le había picado una víbora en la espesura y casi muere. Las cosas estaban volviéndose demasiado peligrosas para un hombre solo.

Empezó a actuar en la clandestinidad, a caballo entre Europa y Borneo, haciendo huelgas de hambre y saboteando los campamentos de los lañadores. Poco a poco se fue volviendo loco. Quería escapar de su propio personaje, pero el campo de batalla era tan grande que ni los nativos, ni los conservacionistas, ni mucho menos las autoridades de Borneo se lo permitieron. Así que desapareció. Unos creen que lo mataron los empleados de las madereras o la Policía Forestal. Otros creen que se suicidó. Yo creo que murió a causa de la tensión, que su personaje lo devoró por completo. No le dejaron mas retirada que la muerte.


No hay comentarios:

Publicar un comentario