jueves, 15 de marzo de 2018

Psicópatas en la oficina.

En 2016, varios miembros de una gran corporación, France Telecom, fueron juzgados por abuso de poder y prácticas amorales. La Fiscalía de París había abierto diligencias contra algunos de ellos. Se sospechaba que sus decisiones despóticas estaban detrás de la alarmante ola de suicidios de empleados entre 2006 y 2009. Los directivos imputados habían aterrizado en France Telecom para tomar decisiones impopulares como la de despedir a 22.000 empleados productivos y trasladar de puesto a otras ciudades a otros 10.000. Las condiciones en la empresa se hicieron tan irrespirables, que 50 empleados se quitaron la vida durante su gestión.

Los gerentes tienden a contratar como lugartenientes a personas con rasgos psicopáticos que tomen las decisiones que ellos no se atreven como despedir gente eficiente, que no ha causado problemas a la empresa, o los trucos sucios contra la competencia. Los encontramos en el mundo de la política, entre los marchantes artísticos, en el mundo de la salud o el de los abogados.

Cuando las prácticas abusivas o los trucos sucios contra la competencia han llegado demasiado lejos, e interviene la Fiscalía o ola Comisión de Valores, los depredadores se trasladan a otra empresa para seguir con el mismo tipo de prácticas.

En el caso de France Telecom, Didier Lombard, uno de los CEOS investigados, llegó a decir en una reunión de accionistas: "Voy a conseguir que la gente se vaya, y me da igual que sea por la puerta o por la ventana": Fue una muestra de humor negro porque tirarse al vacío fue una de los métodos de suicidio de los empleados muertos.

Un jefe psicopático es simpático en las relaciones superficiales, pero no se casa con nadie. ¿Lealtad?¿A quién? ¿Para qué? Son incapaces de sentir empatía por nadie y pueden tomar decisiones basadas en los objetivos materiales. No te perjudicarán en una relación personal, cuando no hay nada en juego, pero son capaces de jugar los trucos más horrendos si la cuota de mercado está en juego. Por lo menos, esa es su excusa.

Además, estas personas son narcisistas y creen que las normas morales y seguir los reglamentos internos de la empresa les dañarán. Si ven que no pueden ganar seduciendo a un empleado, lo acobardarán con una ira desmedida y fuera de lugar. Pero aterradora.

Pero tengo buenas noticias. Este fenómeno se va desinflando, pero no por razones éticas, sino economicas. Los psicópatas corporativos acaban haciendo perder dinero a las empresas en las que trabajan. Las prácticas sucias y los suicidios hacen que las acciones caigan, no porque los bonos sean poco rentables, sino porque la gente rehusa hacer negocios con corporaciones manchadas por estos rumores.

El presidente Tadashi Ishii, de la agencia de publicidad Dentsu, dimitió después de que los medios de comunicación airearan que una empleada suya se había tirado por un balcón después de no poder soportar las jornadas consecutivas de 20 horas. La joven trabajaba más de 14 horas diarias, a veces de forma no renumerada. Se lamaba Matsuri Takahashi.

Recordemos que Japón es un país famoso por sus prácticas laborales brutales. Se llama karoshi a los suicidios causados por la presión laboral. Los familiares se avergüenzan y evitan expresar su duelo por estas muertes en público. Algunos despachos tienen futones para dormir en la empresa, y una de las causas de divorcio en Japón es que ninguno de los conyugues tiene tiempo suficiente para conservar su matrimonio ni educar a sus hijos correctamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario