miércoles, 13 de junio de 2018

El fracaso de la política del hijo único en China.

Publicado por Simon Worrall el 30 de octubre de 2015.

La política del hijo único tenía como objetivo reducir la población del país para impulsar el crecimiento económico. Dio como resultado millones de esterilizaciones forzadas, abortos, infanticidio y matrimonios rotos.

Después de más de 30 años, el Comirté Central del Partido Comunista de China anunció que pondrá fin a esta norma legal, la más impopular del país.

Mei Fong, ex periodista del Wall Street Journal es autora de UN NIÑO: EL PASADO Y EL FUTURO DELEXPERIMENTO MÁS RADICAL DE CHINA.

¿Por qué el Comité Central toma esta decisión ahora? ¿Qué quiere conseguir?

Porque es un fracaso. China tiene demasiados hombres, escasa gente joven para mantener a un montón de personas mayores con unas necesidades crecientes. Han visto que si la gente no empieza a tener más de un hijo, van a tener una fuerza laboral muy reducida para apoyar a una población que envejece. Es 2015, la relación es de cinco adultos que trabajan y mantienen con su esfuerzo a una persona anciana.

China ha sacado a 600 millones de personas de la pobreza. Sin duda, la política del hijo único fue el motor del despegue económico que vemos hoy,

A los funcionarios del Partido les gusta decir esto, pero no es cierto. El despegue económico está fomentado por medidas de Deng Xiaoping como fomentar la inversión extranjera y alentar a los emprendedores privados.

Danos una idea del coste humano de la política del hijo único desde 1985.

Estuve en Szechuan después del terremoto de 2008, donde muchas escuelas se vinieron abajo con los alumnos dentro. Muchos padres de 50 años corrieron a los hospitales para tratar de revertir mediante la cirugía las vasectomías y las esterilizaciones.

Uno era un minero que había perdido a su hija de 16 años. Él y su esposa tenían 50 años y sabían que sería muy difícil engendrar otra hijo a su edad pero estaban desesperados. La gente les rehuía en el pueblo porque ahora no tenían hijos y los veían como una carga. No tener un hijo sano se ve como un estigma en la China rural.

También entrevistaste a una mujer que llevó a cabo abortos por orden del Estado. Háblanos sobre ella.

Pasó años trabajando como funcionaria de nivel medio en el sur de China, y según sus propios cálculos, es la responsable de que no llegasen al mundo 1.500 niños sanos, muchos de ellos a finales del embarazo. Me entrevisté con ella en Estados Unidos después de Halloween. Ella hablaba del hijo que había adoptado en secreto después de tener una niña. Pero como eso era ilegal según la política del hijo único que ella aplicaba, tenía que mantenerlo oculto para engañar a sus propios jefes.

Los argumentos sobre las razones por las que se había prestado a hacer de abortista son: no pude elegir. Solo estaba haciendo mi trabajo. Como si hablara con el guardia de un campo de concentración nazi en Sudamérica en los años 70.

Una de las consecuencias de la política del hijo único es un desajuste en el mundo rural chino entre los hombres jóvenes y las muchachas en edad de casarse. Háblanos de tu viaje a uno de los "pueblos de solteros de China".

La falta de chicas jóvenes ha resucitado una viaje práctica feudal del precio de la novia. Si quieres casarte tienes que pagar la dote o el cai li. Eso equivale a una década de ingresos agrícolas. Las familias tienen que sablear a los conocidos y endeudarse si quieren que sus tierras no pasen a manos de los bancos por abandono.

Un campesino que conocí había sido presentado a una chica de una provincia diferente. Los dos se casaron. Muchas familias le preguntaron a la muchacha si tenía amigas dispuestas a casarse tras el pago del cai li. Ella trajo al pueblo a algunas. Se pagaron las dotes, los matrimonios se celebraron y los hombres no volvieron a ver a sus esposas nunca más. El pago del cai li fomenta toda clase de abusos y estafas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario