martes, 31 de julio de 2018

¿Estamos solos en la profundidad del espacio? Puede.

¿Estamos solos en el Universo? Puede. Adam Frank es un divulgador de la astronomía, autor de la LUZ DE LAS ESTRELLAS. Dice que los seres humanos jamás han estado en mejor posición para contestar esta pregunta, con sus enormes telescopios en órbita como el Hubble y las sondas de larga distancia como la Voyager y la Galileo. Las posibilidades de que nos encontremo con na civilización extraterrestre son una entre 10 millones de trillones.

En tu libro explicas muchas cosas sobre una ciencia de creación reciente como la astrobiología. ¿Qué estudia? Porque hay fuera no hay animales que observar.

La astrobiología estudia las posibilidades de vida en un contexto planetario y astronómico.
Para encontrarla hemos enviados sondas a otros planetas y cuerpos del Sistema Solar. Hemos aprendido, sobre todo, cosas sobre el clima atmosférico de Marte, Venus y Saturno.
La segunda revolución es que ahora sabemos que la Tierra no ha sido estática durante sus 4,5 billones de años de Historia. A veces ha sido una bola helada, a veces ha sido un planeta supercaliente, con unos niveles de CO 2 superiores a los actuales. Hubo una época en que no había continentes ni tierras emergidas, solo agua marina.
La última revolución astronómica en los últimos 30 años es que sabemos que el Sistema Solar no es el único sistema planetario del Universo. Hemos encontrados exoplanetas conunas posibilidades de albergar vida muy interesantes fuera del Sistema Solar. Ahora sabemos que hay una posibilidad entre diez millones de trillones de crear vida.

¿Y de encontrar una sociedad alienígena?

Esa es una posibilidad todavía más remota. Yo creo que las civilizaciones tecnológicas empiezan a morir en cuanto tienen poder sobre el clima de sus planeta. Los extraterrestres llegaron a una situación similar al Antropoceno actual y se extinguieron ante su capacidad limitada de sobrevivir en un sistema dimámico que habían alterado en su provecho. O eso creían.

Pero se trataría de planetas muy diferentes del nuestro.

Mire... Cuando era adolescente leí todo lo que cayó en mis manos redactado por Carl Sagan. Él hablaba de Venus y su temperatura de 700 º C. Es demasiado caliente a pesar de que se trata de un planeta que se halla más cerca del Sol que el nuestro. Tiene una mayor cantidad de CO2 y ha perdido toda su agua líquida. De lo que deduzco que el efecto invernadero es universal, algo que puede afectar a cualquier planeta.

Hablas mucho en tu libro de James Lovelock. ¿Quién era?

Era una mezcla de físico, astrónomo y químico. Nunca ocupó ningún cargo en ninguna Universidad. Cuando el Laboratorio de Propulsión a Chorro de Pasadena le propuso estudiar la atmósfera marciana en busca de vida en 1962, él dijo que los microorganismos cambiaban con sus procesos químicos la composición química de sus hábitats, que no era recomendable traer muestras desde Marte, en caso de haber vida.
Trabajó mucho tiempo con Linn Margulis, una bióloga. Juntos crearon la Teoría de Gaia, en honor a la diosa de la Tierra, que dice que del mismo modo que los cambios de una atmósfera química dinámica obligan a evolucionar a las especies, los procesos químicos de sus células obligan a cambiar al propio planeta. La Tierra se autorregula.

No hay comentarios:

Publicar un comentario