domingo, 9 de julio de 2017

Los códices medievales.

¿Qué esconden los códices medievales? Descubrimos el mundo oculto tras los pergaminos del podes de hace 800 años, dominado por los monjes ilustrados, en una sociedad analfabeta.

Un códice es un libro escrito a ano anterior a la invención de la imprenta, cuya producción está muy vinculada a la Iglesia, la liturgía, la hagiografía, la divulgación de las vidas de los santos. Son el alma del Mester de Clerecía.
Los códices sólo eran accesibles a los miembros de la Iglesia (por lo que actualmente se conservan en las catedrales) y a la mayoría de los nobles. El Tumbo A, por ejemplo, es una de las principales fuentes documentales de los equilibrios de poder entre las autoridades de la Galicia medieval: contiene copia de los principales privilegios concedidos a la Iglesia por los reinos de Asturias, León y Castilla entre los siglos IX y XIII.
Uno de los códices gallego más famosos es el Codex Calixtinos, una guía de ruta que indica hacía dónde debe caminar el peregrino santiaguista, dónde rezar, y de quién desconfiar (principalmente de los vascos).

¿Cómo se realizaban?

Se escribían e ilustraban sobre pergamino, generalmente cocido. Primero se redactaban o copiaban los textos, luego se hacían las letras de las mayúsculas o capitulares y por último, el frayle iluminador esbozaba las ilustraciones.
Las ilustraciones se llamaban miniaturas, porque los tonos rojos se hacían con óxido de hierro, llamado minio. Dado el trabajo de precisión que suponía dibujar sobre pergamino, y el pequeño tamaño de algunas ilustraciones, todo lo especialmente pequeño respecto al modelo original ha pasado a llamarse miniatura.

¿Cómo se confeccionaban los pergaminos?

Primero se sacrificaba una oveja o una cabra para después desollarla. Luego se ablandaba la piel en una solución de agua fría y cal. Luego se alisaba y limpiaba de impurezas y pelos con la ayuda de una paletilla. Dado que había que matar animales para conseguir la materia prima, y que la vida era corta, trabajar en un solo volumen durante 30 años podía considerarse el legado de toda una vida.
Generalmente el abad encargaba la redacción de un nuevo volumen a un equipo de cuatro monjes especializados.

¿Cuándo acabó la edad de oro de los códices?

Pasaron tres cosas fundamentales: la primera es que los venecianos introdujeron el papel en Europa, lo que hizo más facil producir libros. Otra de las cosas es que emergió la burguesía. El poder pivotó en el siglo XIV de los hidalgos rurales a los burgueses de las ciudads, que demandaban libros picantes y poesía pastoril en lengua vulgar. Hecha con papel. Y luego la fabricación en serie de libros impresos. El primer libro impreso gallego está en latín, es de Monterrey, y apareció en 1494.

¿Se los restaura?

Sí, y a veces con resultados no deseados. Una restauración de una ilustración del Codex Calistinus borró la imagen de Carlomagno de una escena donde el rey franco recibía la orden de avanzar con su ejército por el Camino de Santiago. Los restauradores dejaron solo a Santiago, que le da órdenes ahora a una corona flotante. !Milagro! !Milagro!

No hay comentarios:

Publicar un comentario