domingo, 5 de agosto de 2018

SOLO. Una historia de supervivencia.


https://www.youtube.com/watch?v=e3fQs7UyZQs

El 3 de agosto de 2017 llega a los cines españoles la aventura de Álvaro Vizcaíno, que se cayó por un acantilado, y pasó 48 horas herido en una cala olvidada sin comida ni bebida.

El 7 de septiembre de 2014 el mar que tanto adoraba estuvo a punto de convertirse en la tumba del surfero álvaro Vizcaíno. Fue en una zona del sur de Fuerteventura, tras resbalar en una duna hasta el borde de un acantilado y romperse varios huesos en sus caída contra las rocas. Se inició una lucha por sobrevivir que duró más de 48 horas.

A Álvaro Vizcaíno lo interpreta Alain Fernández y Aura Garrido interpreta a su ex novia Ona.

¿Cómo ves la interpretación de Alain, Álvaro?

Se ha metido en el papel casi a tope. Decía: "Esto no es algo que yo haya interpretado, es algo que me ha pasado". Las joranadas de rodaje duraban 12 horas. Doce horas rescolgado de los arneses deseguridad en el acantilado, metido en el agua con las medusas. Casi vivió lo mismo que yo a cambio de un sueldo.

¿Qué hacías en esa parte de la isla de Fuerteventura tan solitaria?

Hacía tres meses que me había separado de Ona, la chica que interpreta Aura Garrido. Estaba saliendo con otra chica del sur de la isla y pasé con ella la noche. Aldía siguiente tenía que regresar al  norte y pasé por ese lugar. Me acordé de que Ona me había enseñado las pistas tan espectaculares de Fuerteventura que había, y decidí coger unas cuantas olas, aprovachando que el mar estaba en su punto.

¿Y qué pasó?

En la duna, al final, había un trozo que se había solidificado y era espectacular, como una duna de arena. Pasé por debajo y resbale.

¿Cómo fue la caída?

La pendiente de arena estaba muy inclinada y era imposible asirse a nada. Lo increíble es que en el último tramo me quedé colgando apretando la cara y las manos, y así conseguí frenarme.

¿Qué pensaste al borde de la muerte?

Lo primero es un sentimiento de negación: "Esto no me está pasando a mí. Le está pasando a otro". Luego me enfadé conmigo mismo por estar allí y no en un lugar más seguro. Lo siguiente fue pensar que otros surfistas se habían matado en calas como esa y sentir pánico. Luego pensé: "Vas a acabar cayendo sobre las rocas. Así que no caigas de espalda porque te matarás. Cae cuando pase una ola, y de lado, para no quedarte tetrapléjico".

El sentio común te salvó:

Tuve suerte porque caí enel hueco entre dos rocas, pero me partí la mano. Pensé: "Estas vivo, y eso ya es ganar".

También te partiste la pelvis.

Al principio no lo notaba, pero cuando quise encaramarme en una rica escuché un crujido y me golpeé al caer la cabeza contra las rocas. Perdí el sentido. Cuando me desperté me mire la mano y la tenía abierta. Hasta se veían los tendones. Empecé a tratar de mover las extremidades para saber si me había roto la columna vertebral o no. Cada ves que oía el crujido de la pelvil me desmayaba, así que opté por alejarme del agua arrastrándome con los codos.

Así que te metiste en el agua y empezaste a nadar hacia una playa cercana.

Fue un infierno, porque solo contaba con una mano para bracear. Mi cuerpo se bloqueaba por el esfuerzo. Tenía convulsiones, gritaba como un loco... La sal marina hacía que las heridas escocieran más. Sabía que iba a morir ahogado. He visto a otros surfistas morir así.

Pero quería que el último momento de mi vida fuera solamente mío, no dedicarlo a bracear y gritar a nadie. Entendí que mi vida se acababa y empecé a dar gracias a Dios por mi vida. Entonces sentí un vacío. Estaba solo y sólo sobreviviría.

Empecé a ver la luz, saqué la cabeza del agua y empecé a respirar. Seguí escuchando el crackde mi pelvis pero ya no me desmayaba. Supe que tenía una nueva oportunidad. Lo que antes era imposible fisicamente y mentalmente, de repente, se convirtió en una oportunidad. Llegué a la playa.

En la cala pasaste más de 48 horas...

Sí; fueron tres días y parte del tercero. Era una cala inhóspita e inaccesible para nadie que caminase. Pero mi mente pensaba que ahora en mi soledad y mi angustía mandaba yo. Hice balance de mi vida, de los asuntos pendientes que dejaba si moría. Pensé en las cosas que podía haber hecho y no hice, en las personas a las que podía haber dicho que las quería y no se lo dije.. Me descubrí y me acepté.

¿Cómo te rescataron?

Tenía una mano inservible, pero encontré una tabla y una red y me hice una mano- remo. También me encontré un flotador de un niño y eso sirvió para que no se hundieran mis piernas. Al tercer día decidí que si era imposible trepar o que llegase alguien aldando hasta mí, me iba a salvas nadando. Ese día el mar Atlántico, que tiene unas olas brutales en el sur de Fuerteventura, estaba tranquilo, y a una cosa de dos kilometros de veía un puntito blanco. Un barco. Al pricipio tuve que asegurarme que no era una alucinación.

Me puse a nadar, tras aparcar las emociones, que no me servían para nada en aquel contexto. Nadé los dos kilómetros. El punto blanco era el yate de tres policías libres de servicio. Les grité para llamar su atención y les silbé. Parecía que se iban a ír, pero no. Sollo estaban buscñandome por la otra banda. Me sacaron del agua y allí se acabó mi historia de supervivencia.

¿Ha cambiado tu relación con el mar?

Me sigue gustando hacer surfing, aunque le tengo el mismo respeto, o más, que antes. El día del acantilado no lo tenía planeado, surgió así. Pero hay que tener cuidado. Hay sitios donde uno no puede meterse solo. Siempre hablo con la gente local de las corrientes y de los patrones climáticos.

sábado, 4 de agosto de 2018

Un nuevo libro sobre las ballenas.

Libro: Espiando a las ballenas.
Autor: Nick Spyenson, paleontólogo y biólogo marino.


 Te has pasado casi toda tu vida excavando fósiles de ballenas en el Desierto de Atacama, en un lugar llamado Cerro de las Ballenas. ¿Podrías hablarnos de él?

Es tan grande como dos campos de fútbol europeo. Y no solo contiene fósiles de ballenas prehistóricas. También hay fósiles de delfines y focas. Algo causó una gran mortandad entre los mamíferos marinos y yo apuesto por algas tóxicas.

Dices que las ballenas tienes un antepasado terrestre del tamaño de unperro o un lobo llamado Pakicetus. ¿Nos lo puedes presentar?

Con mucho gusto. El Pakicetus era un mamífero de unos millones deaños después de la extinción de los dinosaurios. Tenía mandíbulas alargadas y era casi acuático. De él descienden el 80 por ciento de las ballenas que hoy conocemos y casi la totalidad de los delfines.

Dices que las belugas y los cachalotes se orientan en alta mar gracias a la ecolocalización. ¿En que consiste?

Es el sexto sentido de las ballenas. Ellas lanzan chasquidos en alta mar como si se tratara de un sónar y estos rebotan en las superficies y vuelven hacia ellas. Normalmente esto les hace evitar las aguas poco profundas, donde pueden morir varadas. Es un sentido tan importante como el oído, el olfafo o la vista.

Has colabrado con los balleneros para estudiar las ballenas. ¿Por qué?

Porque es el único modo de acceder a cuerpos de ballenas y poder estudiar sus órganos y su fisiología. Los japoneses las cazan por estudios científicos, supuestamente, mientras que los noruegos hacen pesca comercial. De todas maneras los plásticos y las sustacias químicas que vertemos al mar matan más ballenas al año que toda la industria ballenera legal e ilegal.

¿Crees que sobrevivirán las ballenas a la Era de los Humanos, el Antropoceno?

No esta claro ni siquiera si los humanos sobrevivirán al Antropoceno. Creo que unas sobrevivirán, las de ecología más flexible, y otras más rígidas no lo harán. Una buena candidata es la ballena gris, porque hace largas migraciones. Pasa el verano en el Ártico y se aparea en invierno en las aguas de California. También se han avistado ballenas grises en las aguas del Mediterráneo.

Luego esta la cuestión de la pesca comercial. Los pescadores sin licencias están exterminando las vaquitas en el Pacífico Norte para vender su carne en los mercados asiáticos.



viernes, 3 de agosto de 2018

Que te come el tigre, que te come el tigre...

La noticia ha aparecido en los informativos españoles. Un vecino de Sangonera La Seca, en Murcia, llamó a la Policía tra divisar lo que parecía ser todo un señor tigre descansando bajo un olivo. Los policías fueron al lugar y tiraron una piedra contra el felino, por ver si se movía. Los perros estaban aterrados. Desde lejos parecía un tigre de verdad.

El problema es que al acercarse descubrieron que se trataba de un peluche. ¿Un niño se había dejado un muñeco tan grande en el campo?¿Un gamberro estaba disfrutando "como un tigre" con la se había organizado? No. Los gamberros fueron los propios policías de Sangonera La Seca, que habían depositado allí el peluche, a la espera de que alguien viniera y se asustara, para utilizar esta valiosa publicidad en una campaña de recaudación de dinero para niños que no pueden jugar con peluches de un tamaño normal, a causa del cáncer.

Unos arqueólogos reconstruyen el cráneo de Julio César.



Con motivo del nuevo libro sobre el militar y político romano del escritor de los Países Bajos Tom Buitejdorp sobre las campañas militares durante la Guerra de las Galias en torno al río Mosa, el Museo Nacional de Antigüedades de Leyden ha decidido reconstruir el cráneo de Julio César a partir de un busto deteriorado expuesto en este museo. Los antropóloga forense Maja D´Hollosy ha tenido que añadir con programas informáticos parte del rostro como las orejas y la barbilla a partir de un segundo busto, el de Tusculum, y el resultado es este.

La forma abultada de la cabeza, en forma de bombilla, nos hablan de un parto difícil que debió poner a prueba las habilidades de la comadrona. La mortalidad de los bebés y las madres romanas a consecuencia del parto era muy alta, y las nodrizas y las esclavas encargadas de ayudar a las comadronas - conocidas como doulas- estaban equipadas con cuchillas para trocear al niño en caso de que la vida de la madre corriera peligro.

Un peligro que no terminaba con un parto feliz, porque el pater familias podía no reconocer al bebé como de su propio linaje, por lo que eran muchos los niños expuestos en la Columna Lactaria para que se los llevase el primero que deseara atender sus necesidades o para que el frío y las ratas los liquidasen.

Otro detalle que queda demostrado es el de la calvicie de Julio César. El líder romano se ponía la variente del peluquín de su época para disimularla, una corona de laurel.

Roban de una catedral sueca las coronas de oro de Carlos IX y la reina Cristina.

UNA CÁMARA GRABÓ A UNA PAREJA QUE ENTRÓ A PLENA LUZ DEL DÍA EN EL TEMPLO Y SE ALEJÓ EN BICICLETA HASTA EL LAGO MALAREN.
WANTED

Una pareja de ladrones ha sustraído dos valiosas coronas del siglo XVII de oro de una catedral sueca, además de un orbe rematado con una cruz, y ha desaparecido sin dejar rastro. La Policia de Suecia ha pedido ayuda internacional para localizar el Patrimonio sustraído. Sin las piezas principales del atuendo funerario de Carlos IX - hijo de Gustavo I- y de su esposa, la reina Cristina. La corona del monarca centa con ornamentos en plata, joyas y piedras engarzadas.

La sustracción ocurrió el lunes a mediodía, en la catedral de Strägnäs, una tranquila población de 4.000 habitantes. Según la primera reconstrucciónde los hechos, dos personas accedieron al templo mezclados con  los turistas. En un descuido ropieron el cristal de la cámara de seguridad donde estaban expuestas, las coronas, haciendo sonar las alarmas. Una cámara de seguridad detectó a la pareja pedaleando en bicicleta hasta el lago Mälaren, a escasos metros de la Iglesia. Después saltaron a una lancha motora (no se sabe si vacía o con más complices a bordo) y allí su rastro se enfría.

Aunque los testigos alertaron a la Policía, es dificil que el patrimonio de Suecia robado reaparezca. El lago Malaren es de grandes dimensiones y tiene varias poblaciones costeras con muelles donde desmbarcar. Tampoco se descarta que las coronas robadas se hallen ya en Estocolmo, a 120 kilómetros de Strägnäs. Ayer se sumergieron en las aguas del lago varios buceadores de la Policía por si los cacos hubiesen arrojado el botín por la borda para facilitar la huída y poder volver más tarde a por él. Sin éxito.

jueves, 2 de agosto de 2018

Un botánico nazi contra el imperio de las drogas.

En 1991, un científico nazi - antiguo miembro de las S.S.- fue asesinado en su casa de campo de Argentina. ¿Por qué? Nuevas revelaciones de un caso que dio la vuelta al mundo.

Habían torturado a ese anciano a base de bien. Su cadáver estaba tirado bocabajo en el suelo de su casa de campo, medio axfisiado, con la boca y la nariz taponadas con cista aislante. Y estaba atado de pies y manos. Era el 17 de diciembre de 1991, un calurioso día del verano austral.

Al lado del cadáver había una grabadora de cassetes pero estaba vacía. Los investIgadores de la Policía trabajaron sobre la base de un posible robo, pero no faltaba nada de la mansión. Se detuvo a un sospechoso, un jornalero uruguayo, pero tenía coartada. El caso fue archivado.

La víctima se hacía llamar don Enrique en el pueblo argentino de Ugarteche, en la provincia de Mendoza, que había elegido para su retiro. Tenia 76 años. Don Enrique vivía recluído en una finca que respondía al nombre de Cóndor Huasi, aunque el blasón de la puerta no representaba ni mucho menos a un cóndor sino al águila Imperial del Tercer Reich. Don Enrique resultó ser el biologo alemán Heinz Brücher, el mayor "biopirata" de la Segunda Guerra Mundial.

Brücher había saqueado los bancos de germoplasma de la Unión Soviética en su intento de crear super plantas, capaces de sobrevivir a cualquier plaga y de crecer en cualquier clima y terreno.

Don Enrique había confesado a sus vecinos que temía una muerte violenta. Enemigos no le faltaban según él. En primer lugar, los rusos. Pero el genetista Nikolai Davilov había sido muerto de hambre en un gulag urante una purga stalinista. Los israelíes ya habían demostrado con el secuestro de Eichmann que podían actuar contra los nazis en suelo argentino. Pero Tel Aviv aseguró que el Mossad no tenía nada que ver con lo sucedido. La tercera hipótesis es una muerte ordenada por Pablo Escobar, ya que Brücher fardaba de estar fabricando una plaga vegetal que acabaría con las existencias de la planta de coca.

Brücher tenía un carné del Partido Nazi y era miembro de las S.S., concretamente de la Annerherbe - en alemán, "herencia ancestral", una organización científica dirigida por Heinrich Himmler que estudiaba los supuestos beneficios de la eugenesia, que Brücher aplicó al reino vegetal.

En 1941 los nazis invaden Rusia. Brücher empieza su guerra particular, visitando los centros de germoplasma acargo de Nikolai Davilov y levándose las semillas que le interesaban de Ucrania y Bielorrusia. Las semillas y las muestras de tejidos eran enviadas al castillo de Cunnach, en Graz (Austria). Allí Brücher dirige el Instituto para la Genética Vegetal. El objetivo es conseguir que Alemania sea un país autárquico que no tenga la necesidad de relacionarse con otros países ni siquiera para importar alimentos. Cuando las tropas alemanas empiezan a retroceder, Heinrich Himler da orden de destruirlo todo para que los cuadernos de campo con los resultados de las investigaciones caigan en manos de los aliados. Brücher conserva algunas semillas, injertos y cuadernos de campo.

Al terminar la guerra, Brücher permanecerá dos años escondido en su ciudad natal, Darmstadt. Los americanos le presionan para que trabaje para ellos, pero Brücher huye A Suecia, donde se casa con Ollie Berglund, una joven bióloga. La pareja se traslada a Argentina, con sus dos hijos.

Hasta 1971, año en que su esposa y su hijo mayor mueren en un accidente de carretera, Brücher enseña bajo nombre falso en Universidades de Venezuela y Argentina. Publica muchos artículos científicos sobre botánica y agronomía, pero en 1989 se atreve a publicar un texto didáctico en inglés con su verdadero nombre. Eso probablemente puso a los asesinos tras su pista.

El texto en cuestión hablaba de plantas tropicales y de la posibilidad de erradicar los cultivos de coca con un potente hongo. La DEA estaba interesada en que Brücher trabajase para ellos, pero también Escobar estaba interesado en matarle.

Los vecinos de Ugarteche hablan de dos bolivianos que llegaron a Ugarteche, alquilaron una furgoneta, se dejaron ver consultando mapas, y abandonaron la población poco después. No se sabe más de ellos. Ni si quiera si tienen que ver con el asunto que nos ocupa.

Pocos días antes de su muerte, uno de sus jornaleros, Cabrera, recibió una jeringa con un líquido especial, que en teoría contenía el hongo modificado. Debía volar a Bolivia e infectar con él 100 hectáreas de coca. Diez días antes de su partida, apareció don Enrique muerto, y Cabrera destruyó el líquido.

Miguel Asensio, el siguiente propietario de Cóndor Huasi, encontró gran cantidad de libros de notas y propaganda nazi en el despacho de Brücher. También una misteriosa bolsa con un polvo blanco. Por eso de que hay que curarse en salud, y es mejor no saber demasiado, lo quemó todo. Nunca sabremos qué pasó aquella noche del verano austral en Cóndor Huasi.

Las hermanas Brönte.

Emily, Anne y Charlotte fueron unas extrañas pioneras. Aisladas en los páramos ingleses de Yorkshire, escaparon de un destina marcado por la férrea época victoriana a través de la literatura, firmando sus obras con seudónios masculinos. El paso del tiempo ha multiplicado su gloria. Ahora, cuando se cumplen dos siglos del nacimiento de Emily, aparecen nuevos textos de Charlotte. Las Brönte y sus trágicas vidas siguen fascinando.


"Ahora me demuestras lo cruel que has sido conmigo... Cruel y falsa". Este es el reproche que el atormentado Heatcliff hace a su amada Catherine en CUMBRES BORRASCOSAS. Es la único novela que Emily Brönte llegó a publicar, pero que se ha convertido en un clásico de la literatura inglesa.

Emily trasladó al papel las pasiones que no podía experimentar ella, atrapada en la sociedad de propietarios rurales de una pequeña localidad de Yorkshire como Haworth, donde nacio el 30 de julio de 1818, hace ahora 200 años. Allí vivió con sus hermanas Anne y Charlotte, y su malogrado hermano Branwell, quien se mató bebiendo y consumiendo opio. Algunos expertos rumrean que la atracción prohíbida que Emily sentía por su hemano bien podrían haber inspirado las páginas de CUMBRES BORRASCOSAS.

Los páramos de Haworth están presentes en la novela por medio de la persistente lluvia, ls fuertes vientos y la espesa niebla. Las tragedias familiares de los Brönte - Emily tuvo que estar presente en el funeral de su madre y de dos de sus hermanas- así como su carácter oscuro y melancólico, casi salvaje, forjaron un carácter, rayano en el Síndrome de Asperger, una afección psicológica caracterizada por su incapacidad de relacionarse con normalidad y su creatividad. Los censores consideraron CUMBRES BORRASCOSAS como algo inadecuado para las damas, dada la violencia de las pasiones, pero el tiempo ha puesto esta novela en su sitio.

¿Qué Emily Brönte no sufría Asperger? En 1847 le propino un puñetazo en la cara a un perro por ensuciarle el vestido, y lo dejó ciago y aturdido del guantazo. La propietaria del perrete, Elizabeth Gaskell, no se sorprendió demasiado, ya que los propios Brönte temían los cambios de humor de Emily. La muchacha se sentía más cómoda paseando con su perro por los páramos que en compañía de humanos.

Charlotte es la hermana que más se aventuró fuera de casa. Trabajó como maestra en Bruselas, donde se enamoró como una colegiala del profesor Heger, un hombre casado e inalcanzable al que envió varias cartas de amor. Heger las rompió y las tiró a la basura, pero la señora Heger las recupero y las recompuso como pudo. Así es cómo se conservan estos documentos.

El padre de las Brönte, Patrick, era el vicario de Haworth. En 1821 perdió a su esposa y tuvo que hacer frente a la educación de seis hijas, reducidas pronto a cuatro. Era, no obstante, también un Asperger, y un hombre muy avanzado para su época. Inculcó a sus hijas el placer de la lectura, la reflexión y la escritura. Los Brönte se criaron en los páramos de una forma extravagante y salvaje, a los ojos de sus vecinos. Las hermanas tenian opiniones acertadas sobre todos los temas, lo que les restaba puntos en el mercado matrimonial, por lo que no es raro que se dedicaran a educar adolescentes como institutrices.

En 1848, Las Brönte publican su primer libro de poésias bajo el seudónimo de Currer ( Charlotte), Ellis (Emily) y Acton Bell (Anne). Se vendieron solo tres ejemplares. Decidieron embarcarse en un proyecto aún más ambicioso: la elaboración de una novela.

La novela de Charlotte se llamaba JANE EYRE, donde se inspiró en el amor no correspondido que vivió con Heger en Bruselas; Emily publicó CUMBRES BORRASCOSAS; y Anne publicó AGNES GREY. Aunque la crítica solo habló favorablemente de JANE EYRE, las tres novelas fueron bendecidas or el público.

En 1848, Branwell muere a causa de un deliriúm tremens. Sólo tenía 31 años. Emily no se recuperó de la pérdida de su querido hermano, y murió de tuberculosis poco después. La tuberculosis también acabó con la vida de Anne. Ya solo quedaba Charlotte.

Charlotte publicó otras novelas sin el seudónomo de Bell, como SHIRLEY, una novela amorosa con trasfondo político. Anne había mandado a la imprenta LA INQUILINA DE WILDFELL HALL, donde habla de un tema tan candente aún hoy cmo el derecho de divorcio de un maltratador tóxico.

La fama de las tres hermanas no ha dejado de crecer desde entonces. Un manuscrito escrito por Charlotte en su adolescencia alcanzó en una subasta una puja máxima de 800.000 euros.