sábado, 18 de marzo de 2017

Lo que de verdad importa, de Paco Arango.

PARA VER:
https://www.youtube.com/watch?v=VjnzLwQ1tsg

Esta producción es tan humilde que no está hecha para ganar los grandes premios cinematográficos. Apenas es una amable comedieta ambientada en un pueblecito de Nieva Escocia, en Canadá. Aunque la historia empiece verdaderamente en Inglaterra.
Alec Bailey es un verdadero hijo de papá, aunque el padre ya no viva. Ha llevado a la ruina su tienda de reparación de electrodomésticos por culpa de las apuestas. Tiene deudas con la mafia rusa. Se acuesta con mujeres casadas con la misma facilidad que se bebe un vaso de agua.
Su tío le ofrece una salida: debe instalarse durante un año en un pueblecito de Nueva Escocia, y a cambio abonará las deudas de Alec. Tras unas dudas, Alec hace el viaje.
Ya en Canadá, el joven electricista pondrá un anuncio en la prensa local anunciándose como el curandero de los electrodomésticos. Para sus sorpresa, descubrira que tiene poderes sanadores, que solo se activan en el pueblecito de sus ancestros. Alec no los quiere. Opina que son demasiada responsabilidad. Pero todo cambia cuando conoce a Abigayl, una adolescente enferma de cáncer, a la que quedan escasos meses de vida.

Es curioso el papel que tiene el cristianismo en esta cinta. Un sacerdote católico ayuda a decidirse a Alec a viajar a Nueva Escocia y otro le dice cómo recuperar su conexión con Dios. Yo soy creyente, pero no sé que efecto tendrá este despliegue en una persona de otra religión o en un furibundo ateo.
Por otra parte, el taquillaje de la película está destinado íntegro a ayudar a las personas con cáncer, por lo que aconsejo verla. No verán nada fuera de lugar, ni siquiera en la parte de la película ambientada en Inglaterra. Abigayl es una niña simpática, una luchadora que despide energía por todos sus poros, por lo que resulta una valiosa lección de valentía ante lo inevitable.
Lleven a sus hijos y explíquenles lo que van a ver o debatan con ellos sobre el tema en casa si ya son mayorcitos. Que Dios sean con ustedes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario