viernes, 17 de marzo de 2017

Las primeras fotografías.

Los daguerrotipos, impresos en placas decobre y procesados con mercurio, fueron las primeras fotografías. En apenas dos décadas fueron sustituídospor el papel. Los pocos que quedan se exponen en Valencia.

"No salgan a los balcones ni se asomen a las ventanas". La advertencia circulaba en octavillas por las calles de Barcelona. La gente no sabía que iba a suceder pero debía ser la hostia. El 10 de octubre de 1839 se celebraba la primera fotografía española.
El cielo estaba muy nublado y obligó a reducir el tiempo de exposición a !22 minutos!. En la placa de cobre tratada con yoduro de plata y vapores de mercurio apareció el Pla de Palau, la antigua plaza principal de Barcelona. En la imagen no aparecen personas porque en esos primitivos daguerrotipos figuraban como manchas o rayas.
Apenas hacía tres meses desde que el decorador de teatros Louis Daguerre había renunciado la patente para donar la fotografía al pueblo francés. Daguerre había aprovechado las notas de laboratorio y el trabajo en común con un terrateniente metido a inventor, Nicephore Niépce. Este estaba experimentando con la cámara oscura, un invento que ya aparece en el estudio del pintor flamenco Johannes Vermeer en la película LA JOVEN DE LA PERLA. Se utilizaba para copiar litografías del natural.
Había una gran competencia por conseguir las primeras fotografías. En España, el pintor zaragozano José Ramón Zapetti mostro en 1837 a sus amigos como de una lamina metálica brotaba una imagen humana. Zapetti no desveló sus secretos. La placa tampoco se conserva.
Daguerre juega al despiste. Compra productos químicos que no necesita y cambia con frecuencia de drogueria. Las primeras camaras son cámaras oscuras de madera con un orificio tapado por un tapón. Entraba la luz e impresionaba una plancha de cobre pulica remojada en yoduro de plata. Las sales de plata se enenegrecen con el sol y forman la imagen. Daguerre utilizaba en sus revelados vapor de mercurio, que fija la imagen de forma definitiva aunque la luz y el aire pueden estropear los daguerrotipos.
Niépce había conseguido imágenes en negativo, pero 1826 era una época anterior a la producción en cadena, y sus referencias son más artísticas que industriales. Daguerre siguió esa línea y en 20 años su trabajo quedó obsoleto, por las fotografías en negativo, menos frágiles y de las que se podían hacer copias.

Los primeros daguerrotipos eran caros, con un precio de 2000 o 3000 eros por una sola copia. Solo podían permitírsela los aristócratas y los burgueses. El trabajo del fotografo era peligroso porque tenían que trabajar con sustancias tóxicas como los vapores de mercurio. Un fotógrafo estaba trabajando desde un balcón de Madrid cuando explotó el fulminante que había dejado en el suelo. La explosión le perforó un timpano y provocó una desbandada entre las personas que pretendía fotografiar y los soldados de un cuartel cercano.

PARA VISITAR:

EL TRIUNFO DE LA IMAGEN. Exposición. Universidad de Valencia. Centro Cultural La Nau. Hasta el 22 de abril.
Entrada libre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario