viernes, 25 de marzo de 2011

Aniversario del descubrimiento de Macchu Picchu por Hiram Bingham (1911)




"Los incas eran, no cabe duda, amantes de los bellos paisajes. Muchas de las ruinas de sus edificios más importantes se localizan en lo más alto de montes, crestas y lomas donde se divisan panoramas de singular belleza. Por notable que sea la arquitectura de Macchu Pcchu y por mucho que impresione el trabajo de cantería de un pueblo que no conocía las herramientas de hierro ni de acero, ni lo uno ni lo otro deja en la mente del visitante mayor impronta que la belleza y la grandiosidad inefables del entorno".


HIRAM BINGHAM.






Compro todos los números especiales de la revista National Geographic que llegan a mis manos. Y el que actualmente puede verse en los quioscos es uno de los mejores. Es una reproducción del nímero de 1911 especial acerca de la segunda expedición, patrocinada por National Geographic y financiada por la UniversIdad de Yale a la región de la cuenca del río Urubamba del arqueólogo Hiram Bimgham y su equipo.


Los miembros de la expedición eran el geólogo Herbert E. Gregory, el doctor George F. Eaton, oseólogo, el topógrafo Albert H. Bumstead, y el ingeniero arqueólogo Luther Nelson. La mayor parte de los expedicionarios permanecieron fuera un total de 7 meses.


Durante esta expedición se despejó de maleza los alrededores de Macchu Picchu con la ayuda de una cuadrilla de indios quechuas. También se cartografió el conjunto de ruínas con la ayuda del seños Heald. A pesar de todo, gran parte de los datos se perdieron. Las anotaciones de los topónimos quechuas de la región estaban escritos a lápiz sobre el mapa a escala 1:20 por lo que el ingeniero peruano de ferrocarriles que hizo las copias se vió en la necesidad de borrar todos los trazos a lápiz antiestéticos. El húngaro Laszlo Byro no había inventado todavía los bolígrafos, por lo que el desastre estaba servido.


Se intentó la ascensión al cerro de Huayna Picchu, con unas ruinas peor conservadas. Fue una ascensión más complicada que la de Macchu Picchu, durante la que Hiram Bingham y un militar aportado por el ejército peruano se despeñaron por una barranca. Nadie se fracturó nada. Todo se saldó con el orgullo hérido y unas cuantas magulladuras.


Durante la expedición uno de los ayudantes contrajo disentería amébica por beber agua del Apurímac (más tarde se convierte en el Amazonas) sin hervirla. El topógrafo Heald se desplomó por una quebrada al perder pie y casi se mata. De hecho se rompió los ligamentos claviculares, lesión que le incapacitó para explorar la región de Pampaconas.


Durante la expedición se hicieron labores de mantenimiento en Mcchu Picchu y se tomaron fotografías del lugar. En las crónicas españolas Macchu Picchu aparece como Tampu Tocco, la primera capital del Imperio inca. Cuando la población del lugar se volvió excesiva, tres hermanos dirigieron la fundación de una nueva capital en tierras más bajas del altiplano andino. El lugar elegido fue Cusco.


Bimgham identificó el lugar como la mítica Tampu Tocco (en aymara, "lugar de residencia provisional"), porque la leyenda dice que los míticos tres hermanos emergieron por tres ventanas, justo como las tres del pueblo principal.


En el lugar se encontraron trozos de loza, algunas calaveras enterradas en cuevas y piezas exquisitas de bronce, como un cuchillo en forma de cabeza de llama, o la figurita de un niño inca forcejeando con un enorme pez.


El antropólogo de la expedición, señor H.B. Ferris tomó medidas antropométricas de los indios de unas 160 poblaciones, además de los trabajadores indígenas y guías de los académicos. En Cusco, los militares detenían a ls indios vestidos con ropas tradicionales y los llevaban al campamento de Bimgham donde Ferris hacía sus mediciones. Algunos lloraban porque creían que Ferris era un reclutador del ejército.


Uno de ellos colaboró dejándose fotografiar con su ropa de domingo, muy colorida. Pòsteriormente, se negó a creer que el de los negativos fuera él porque los colores de sus emblemas de rango no aparecían, naturalmente, en la placa en blanco y negro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario