domingo, 16 de marzo de 2014

Una controversia en Miami.

Los miamenses estaban felices. Un grupo de desarrolladores querían construir un hotel de 34 pisos, con cines y restaurantes, en lo que había sido un solar de dos hectáreas. Entonces, por si acaso, los arqueólogos del condado empiezan a excavar y aparecen los restos de un poblado nativo americano, concretamente del pueblo tequesta. Ahora los desarrolladores y los arqueólogos se tiran los trastos a la cabeza y se azuzan a sus respectivos abogados mientras esperan con el alma en un puño que las autoridades tomen una decisión: patrimonio cultural o progreso.
Los tequesta es uno de los cacicazgos urbanos más antiguos del sureste de Florida. No practicaban la agricultura sino que marisqueaban y recolectaban vegetales para comer. Aún así se han encontrado dos de sus asentamientos en Florida, Circle Miami y Met Square, el que nos ocupa en esta entrada.
Los registros históricos de la expedición de 1513 del conquistador español Ponce de León podrían hablar de este asentamiento de 1000 habitantes cobijados en 8 edificios circulares. Posiblemente fueron los primeros nativos de Norteamérica que vió De León.
Los Tequesta se las arreglaron para prosperar bajo el dominio español durante 250 años, hasta 1763, cuando los supervivientes de las enfermedades europeas abandonaron sus aldeas. Eso sucedió tan pronto como Inglaterra obtuvo los territorios de Florida de la metrópolis española- Se dice que los supervivientes de la tribu se reasentaron en Cuba.
Los seminolas han reclamado a los tequesta como sus antepasados, aunque lo único cierto sobre ellos, en ese sentido, son los yacimientos arqueológicos que los desarrolladores de Miami se quieren cargar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario