lunes, 13 de abril de 2015

Se acaba la primera temporada del MINISTERIO DEL TIEMPO.

Ha valido la pena. Recomiendo encarecidamente la serie a los aficionados a la Historia y a las historias de ciencia-ficción. Destaca por ensalzar valores como la amistad y el amor. Julián ama a su esposa difunta Maite más allá de lo que el sentido común y las reglas del Ministerio aconsejan. Alonso protege a su esposa y a su hijo, cuando evita que este embarque en el galeón equivocado...a pesar de que se supone que está muerto.
Los personajes siempre se preguntan cuándo deben romper las normas, como el caso de Irene en el asunto de su mentor Armando Leyva. Y las rompen por razones válidas, razones del corazón.

El ministerio del tiempo y la Generación del 27.

La misión no podía ser más rutinaria. Ha aparecido una tablet en un cuadro de Dalí, pintado en la Residencia de Estudiantes durante 1924. Así que la Patrulla debe ir allí, y simplemente encontrarlo. Así se encontrarán en medio de los ensayos de una de las obras delirantes de Pepín Bello sobre el Tenorio, detendrán a Lola Mendieta, una agente del Ministerio rebelde, y descubrirán que Irene ha roto las reglas.

BUÑUEL:

Estudiaba en 1924 para perito agrónomo por encargo de su padre. Pero luego optó por licenciarse en Historia.
Destacaba en el campus de la Residencia por su apego a las nuevas corientes del naturismo. Paseaba con la menor ropa posible y se lavaba con agua helada. Nadie podía decir en 1924 que esta persona tan excéntrica sería el mejor cineasta español de la segunda mitad del siglo XX, autor de UN PERRO ANDALUZ, VIRIDIANA, BELLE DE JOUR, EL DISCRETO ENCANTO DE LA BURGUESÍA y otras cintas.

DALÍ:

-¿Cuál es la diferencia entre un oportunista y un snob?
-No lo sé, Salvador.
-Es de cajón, Federico. El oportunista vendería su alma al diablo por entrar en el cotarro de la vida; el snob no para hasta que lo han expulsado de la fiesta.

Salvador Dalí debía saberlo perfectamente. A este pintor surrealista lo expulsaron por su arrogancia de la Residencia de Estudiantes. Federico García Lorca estuvo enamorado de él, pero esta, como la mayoría de las historias de amor es una de amor no correspondido.

FEDERICO GARCÍA LORCA:

Compaginaba sus estancias en la Residencia de Estudiantes con aquellas en la finca familiar en la vega granadina. Dicen que tenía sueños premonitorios acerca de su muerte a manos de lo nacionales porque en POETA EN NUEVA YORK ya hablaba en tono poético de lo que iba a ser su fusilamiento por orden del general sublevado Queipo de Llano, a pesar de la protección de la familia Rosales, franquista.
Federico expuso obras de Dali  en Galleries Dalmau, Barcelona, y animó a escribir poesía al pintor de Cadaqués, Dalí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario