domingo, 27 de diciembre de 2015

Marie Curie.

Marie yace postrada en una cama, casi ciega y sabe que su vida se apaga como una vela. Los doctores hablan de leucemia. Le acompaña su hija menor, Eve, a la que dice con voz tomada: "La mejor vida no es la máslarga, sino la más rica en buenas acciones".
Marie recuerda como llegó a París con 20 años. Todavía usaba su mombre polaco, Manya Sklodowska. En su Polonia natal se había ofrecido como institutriz. Hablaba con fluidez ruso, alemán, polaco y francés pero en la Polonia de finales del siglo XIX una mujer no tenía la oportunidad de cursar estudios superiores.
Su hermana mayor Sofía muere de tifus y poco después la tuberculosis mata a su madre. Otras muchachas habrían renuncido a sus sueños, pero no Manya. Hace un pacto con su hermana Bronya, tan brillante como ella. Manya costeará los estudios de Medicina de Bronya con su trabajo como institutriz y cuando ya la muchacha haya pagado la matrícula de la Sorbona y esté instalada en París ayudará a Manya a seguir el mismo camino.
Rechaza la oferta de instalarse con su hermana y su marido, otro médico, y se instala en una gélida habitación del Barrio Latino, cerca de La Sorbona. "Aquellos años eran intensos y consagrados al estudio. Apenas tenía dnero, la estufa de carbón era un elemento decorativo; la comida, apenas un recuerdo...pero nunca me importó".
Los sacrificios rinden su fruto. En 1893 obtiene la licenciatura de Fisica como primera de su promoción, y al año siguiente, la de Matemáticas, como la segunda de su curso.
"¿Tu padre? El matrimonio y los hombres nunca fueron un tema que me preocupase. Además, ¿quién iba a fijarse en na mujer pálida, escuálida y todo el día rodeada de libros? Bueno, otro físico... monsieur Pierre Curie".
La pareja se casa en secreto. "Unas bicicletas y la campiña francesa fueron nuestra luna de miel. Alquilamos un pequeño apartamento con lo esencial e instalamos nuestro humilde laboratorio en un cobertizo abandonado. En aquel miserable cobertizo, fue donde pasaron los mejores años de nuestra vida, dedicada al trabajo".
Marie decide preparar una tesis doctoral sobre la naturaleza de las emisiones prodcidas por el uranio, reciente descbierto por el químico francés Henrì Becquerel. Había nacido lo que ella denominó radioactividad. Ademas, los Curie lograron aislar dos nuevos elementos: el polonio y el radio. Realizaron sus observacionessin medidas de seguridad.
El trabajo de Marie se vio recompensado con el Nobel de Física de 1903. Con los 15.000 dólares obtenidos y la concesión a Pierre de la Cátedra de Física de la Sorbona logran vivir más holgadamente pero se niegan a patentar sus hallazgos.
Pierre muere en un accidente con una carreta de reparto. "Un carro, la lluvia, tu padre que siempre se hallaba inmerso en nuestras investigaciones...la fatalidad lo quiso. No podía aceptar la pensión que me ofrecieron, pero sí acepté la Cátedra de Fisica de Pierre".
Era el 15 de noviembre de 1906, la primera vez que una mujer daba clases en una universidad. Marie Curie sigue investigando Pero tiene que hcer frente a los rumores falsos de un romance con otro físico casado, el profesor Langevin.En 1910 solicita el ingreso en la Academia de Ciencias, a la que había pertenecido Pierre, con la excusa de que las mujeres no podían ocupar cargo alguno en ella.
Cuando estalla la Primera Guerra Mundial, Marie construye 18 unidades de Rayos X portátiles para aliviar los dolores de los soldados franceses heridos, las petites curies. Ha obtenido su segundo Nobel, el de Química en 1911.
Tras la guerra inicia una gira de recogida de fondos por los Estados Unidos, pero su salud empieza a debilitarse. Demasiado tiempo expuesta a la radioactividad. Si hija Irene, casada con el físico Joliot, continuará con sus estudios allá donde ella los dejó. El matrimonio Joliot- Curie obtendra el Premio Nobel de Quimica en 1935. 22 años tras la muerte de su madre morirá también de leucemia. Eve , su hija pequeña, fue su biógrafa y una brillante pianista. Murió en 2007, a los 103 años.

"Al nacer yo, mi madre tenía 37 años. Cuando estuve en la edad de conocerla bien, era una anciana ilustre,la ilustre investigadora. En cambio, me parece haber vivido siempre al lado de la estudiante pobre y soñadora que fue Manya Sklodowska. En el instante mismo de su muerte, seguía pareciéndose a aqulla joven. Era aún dulce, obstinada, tímida y curiosa. Marie tuvo en un cementerio silvestre, entre flores del estío, un entierro silencioso y sencillo, como si la vida que terminaba semejara a otras".

EVE CURIE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario