martes, 26 de enero de 2016

La primera guerra de la Historia.

Los huesos de un grupo de cazadores mascrados en Kenia adelantan en varios miles de años el origen del conflicto bélico.

Un equipo de investigadores del Centro Leverhulme de Estudios Evolutivos Humanos, dela Universidad de Cambridge, he encontrado en Nataruk, Kenia, los huesos de un grupo de cazadores recolectores que fueron masacrados hace cerca de 10.000 años. Se trata de los restos parciales de por lo menos 27 individuos, entre los que hay 8 mujeres y 6 niños.
12 de los esqueletos están prácticamente completos, y 10 de estos muestran pruebas de una muerte violenta: traumatismos en cráneos y pómulos; namos, rodillas y costillas rotas; lesiones de flecha en el cuello y fragmentos de proyectiles de piedra en el cráneo y en el tórax de dos de los varones. La posición de otros cuatro sugieren que permanecieron largo rato con las manos atadas, lo que incluye a una mujer en avanzado estado de gestación, como indica la presencia de huesos feales. Los cuerpos, además, no fueron enterrados. Algunos cayeron a una laguna que se secó, algún tiempo después, lo suficiente paa conservar los huesos en el limo.
Las teorías sobre el origen de la gerra son muy controvertidas. Alginos antropólogos piensan que la capacidad para la violencia intergrupal organizada tiene unos antecedentes muy profundos en nuestra historia evolutiva. Otros indican que este comportamiento comienza poco despés de que el Hombre empiece a cultivar su alimento, dejando atrás la vida nómada. Por eso el esudio del sitio de Nataruk es importante, porque es un enfrentamiento entre dos grupos de cazadores recolectores.
El yacimiento de Nataruk data de entre 9.500 y 10.500 años antes del presente, al principio del Holoceno, el periodo geológico inmediatamente posterior a la última glaciación.
Nataruk se encontraba por entonces en un territorio fértil, alrededor de un lago y muy cerca de la orilla del lago Turkana, mucho mayor. Se trataba de un lugar ideal para los seres humanos prehistóricos que lo habitaban, y por esta misma razón, pudo haber sido codiciado por otros grpos más numerosos.
"El antagonismo clásico entre cazadores recolectores termina con la muerte de todos los guerreros adultos, y con la absorción de las mujeres y los niños. Aquí se mató a todo el mundo, o por lo manos, a la mayoría. Algo extraño debió ocurrir", especula un antropólogo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario