martes, 31 de mayo de 2016

El reino más pequeño del mundo.

Este reino está situado en la isla de Tavolara, al norte de Cerdeña. Actualmente su monarca es Antonio Bertoleoni, propietario del único restaurante de la isla. El lugar tiene unos 5 kilómetros cuadrados y está habitado por 55 personas, con derecho a votar a 6 representantes de un minúsculo Parlamento.
Los Bartoleoni llegaron a la isla en 1806, cuando el patriarca fundador de la saga, Giusseppe, se vino al lugar con sus dos esposas porque en Italia estaba perseguida la poligamia.
En la isla había escasas personas. La fauna estaba formada por unas cabras asilvestradas, con la dentadura amarillenta a causa de su menú a base de líquenes y algas.
El rey de Cerdeña, Carlo Alberto, desembarcó en Talovara en 1836 para cazar estos animales. Fue recibido por el hijo de Giusseppe, Paolo, que le hizo de guía y le preparó al monarca sardo y a su séquito unas comilonas estupendas. Al despedirse, Carlo Alberto le dijo a Paolo: "Realmente tú eres el rey sin corona de Talovara".
La cosa no pasaría de una chanza si Paolo no hubiera recibido la carta de soberania de su isla, con su nombramiento de monarca meses después. El rey de Cerdeña debió pensar que, ya que Talovara nunca había estado bajo soberanía sarda, la humorada nunca podría volverse contra él.
Paolo I le dejó el cargo a su hijo, Carlo I. En esa época la reina Victoria visitó la isla para hacerse una foto con tan pintorescos reyes. La foto todavía se conserva en los Archivos de la Corona inglesa.
Después hubo un periodo republicano hasta la primera década del siglo XX, cuando Paolo II reclama el trono. En 1902 el rey de Italia, Vittorio Emanuelle, reconoce la soberanía de Paolo II sobre Talovara. Hubo un Bartoleoni que abandonó Talovara y dejó a su hermana como regente. La hermana murió soltera y sin hijos. El actual monarca es Antonio Barteleoni, familiarmente Tonino. El único tropiezo que han tenido los Brancaleoni al frente de su pequeño reino es la instalación de una estación de radio para submarinos en 1962, el plena Guerra Fría. Parte de la isla quedó vetada para sus habitantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario