martes, 28 de junio de 2016

Andrew Facekas escribe sobre el Universo científico de Star Treek.

Hace 50 años se estrenaba una serie de ciencia ficción que incorporaba los últimos adelantos científicos acerca de los que era - y no era- posible en el espacio profundo. Se llamaba STAR TREEK.
Andrew Kacekas es un blogger especializado en astronomía que colabora de cuando en cuando con la National Geographic Society. Acaba de publicar STAR TREEK: LA GUÁ OFICIAL DE NUESTRO UNIVERSO. Explica en esta publicación cómo la serie muestra el deseo innato del hombre de explorar y cómo muchas de las cosas futuristas que los asesores científicos de la serie imaginaron en 1966 ya son cosas presentes en nuestra realidad tecnológica.

ERES UN ASTRÓNOMO AMATEUR Y UN FAN DE ESTA SERIE. CUÉNTANOS DE QUÉ MANERA PUEDE UNA SERIE DE CIENCIA-FICCIÓN TAN EXÍTOSA EDUCARNOS SOBRE LO QUE HAY LEJOS DE NUESTRO ACOGEDOR PLANETA.

Para empezar, los topónimos astronómicos de la serie son reales.Cuando el capitán Kirk dice que el Enterprise se dirige a Alfa- Centauri o la galaxia de Andrómeda, puedes encontrar esos lugares en una carta celeste.
También encuentras referencias a sucesos astronómicos reales, como las supernovas. En uno de los episodios de las primeras temporadas evitan que la explosión de una esttrella destruya un planeta.

PERO LA ASTRONOMÍA ES UNA CIENCIA EXTENSA. TIENES LA MATERIA OSCURA, LOS EXOPLANETAS, LA TEORÍA DE CUERDAS...

Ya, ya... Todas esas cosas son reales y están muy bien. No obstante, tienes que decantarte por unas pocas, para abrir el apetito del público. Yo elegí los exoplanetas y el desarrollo vital de las estrellas: cómo nacen, cómo se desarrollan y cómo mueren.
Piense que esta franquicia de ciencia ficción inspiró a muchos niños a elegir carreras como astrónomos, físicos, matemáticos, astronautas, pilotos de pruebas  militares, etc. Es algo que no consigues con una saga como la de STAR WARS.

¿QUÉ AVANCES CIENTÍFICOS INEXISTENTES EN 1966 YA SON PARTE DE NUESTRA VIDA COTIDIANA?

Bueno; los tripulantes del Enterprise van de un lado a otro de su nave de exploración usando contraseñas que analizan la voz y las huellas dactilares. Eso lo tenemos en las grandes corporaciones.
También utilizan algo muy parecido al ratón para dar instrucciones a sus ordenadores, cuando faltaban 20 años para que Steve Jobs los inventase.
Tenemos impresoras de 3 D. Los físicos dicen que es posible teletransportar cuerpos inertes, pero no seres con ADN. Los astronautas del siglo XXIII nunca dirán eso de: "!Teletranspórtame, Scotty!"

¿ALGÚN EFECTO ESPECIAL DESTACABLE?

En 1966 la Inerprise atravesaba las nebulosas en televisores en blanco y negro. Ahora con los nuevos efectos especiales 3 D y la fotografía en color podemos quedarnos fascinados contemplando como la nave interestelar atraviesa nubes de gas de colores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario