jueves, 30 de junio de 2016

LA CLASE DE ESGRIMA, de Klaus Häro.

Principios de los años 50. Stalin todavía es poderoso en el este de Europa. Ender Nelis es un esgrimista estonio, puesto en la mira de la policía política por sus supuestas actividades "colaboracionistas" durante la ocupación alemana de Estonia. Se refugia en el pequeño pueblecito de Haapsalu donde acepta impartir clases de Educación Física en un instituto. Una de las alumnas le ve entrenarse con un florete y decide que quiere aprender. Al cabo de unas semanas Ender tendrá toda una clase interesada por la esgrima.
La clase destaca tanto en este deporte como tiradores dentro de su categoría que Ender recibe una carta de Leningrado para que los alumnos y él mismo participen en un torneo. ¿Debe escuchar el protagonista de esta cinta las voces que le advierten que no regrese a territorio controlado por la MGB?¿o preferirá darles a sus alumnos una última lección de lo que es el valor, a esos niños que han perdido a sus padres a manos de los alemanes y de las represalias estalinistas?

Nota:

Generalmente ya es un género el tema de la educación escolar con alumnos desinteresados o en condiciones imposibles. El objetivo de Ender no es "enderezar" a nadie sino curar las heridas de una guerra, que ha terminado solo oficialmente. Reconoce estas heridas porque él mismo las tiene.

PARA VER:

No hay comentarios:

Publicar un comentario