martes, 11 de octubre de 2016

El descubrimiento de un cementerio filisteo puede resolver un misterio bíblico.

Un descubrimiento sin precedentes e la costa sur de Israelpuede revelar a los arqueólogos el origen de uno de los pueblos más enigmáticos que aparecen en el Antiguo Testamento.
El descubrimiento de un cementerio fuera de los muros de la antigua Askhelón, una ciudad filistea importante entre los siglos VII Y XII a de C, es el primero en la historia de las excavaciones de la región. Se han identificado las cinco principales ciudades filisteas y se han descrito artefactos característicos de su cultura. Pero solo se han encontrado un puñado de enterramientos. En pocas palabras, tenemos un montón de trocitos de cerámica pero muy pocos restos humanos.  
El cementerio contiene los restos de 211 personas muertas a lo largo del siglo VIII a de C. 

Los filisteos son uno de los pueblos "malvados" de la Biblia, junto con los amalecitas, los egipcios y los romanos. Este pueblo controló la zona costera del sur de Israel y peleó con sus vecinos israelitas. Incluso se apoderaron del Arca de la Alianza por algún tiempo. Entre sus filas, estaba la tortuosa Dalila, que tras un noviazgo con el forzudo Sansón le cortó la melena para que perdiera su fuerza. Y el gigante Goliat, que mató a los mejores guerreros del rey Saúl, antes de encontrarse con la piedra de honda del joven pastor y músico David.
Pero en el registro arqueológico las huellas de este pueblo no aparecen hasta el siglo XII a de C, con una cerámica con fuerte influencia aquea, una escritura similar a la micénica, con ningún rasgo semítico, una dieta que incluía la carne de cerdo ( y en ocasiones la de perro). Los escritos hebreos aforman que los filisteos procedían de la tierra de Caftor, el nombre semítico de la actual Creta.

Muchos historiadores vinculan los problemas de los israelitas con los filisteos a la irrupción en las costas del Mediterráneo Oriental de los Pueblos del Mar, una confederación de tribus que devastó el mundo civilizado a mediados del siglo XII a de C, a finales de la Edad del Bronce tardía. Un relieve del templo funerario del faraón Ramsés III presenta entre la lista de los pueblos invasores a los peleset, tocados con unos faldellines y unos sombreros muy característicos.
Alrededor de la época de la invasión los filisteos pudieron haberse instalado en Askhelón, que era un importante emporio comercial de los cananeos durante siglos. También se establecieron en cuatro principales ciudades: Ashod, Gath, Exron y Gaza. La región costera del sur de Israel llegó a ser conocida como la Tierra de los Palestu, y posteriormente como Palestina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario