miércoles, 18 de enero de 2017

TORMENTA EN UNA TETERA, un libro de Helen Czerski.

El título completo del libro es TORMENTA EN UNA TETERA: LA FÍSICA DE LA VIDA COTIDIANA. Helen Czerski cuenta en él cosas sorprendentes sobre las burbujas, los botes de keptchup y los vientos catabáticos de Groenlandia y el Polo Norte. Hemos adaptado una entrevista con esta autora para que nos desvele algunas cosas sobre cómo podemos observar en casa fenómenos relacinados con las leyes de la física.

Vientos catabáticos... Menuda palabra, Helen, de veras... ¿Puedes decirnos qué son estos vientos?

Los observaron en la Antártida los exploradores polares Shackleton, Scott y Amundsen. Son unos vientos relativamente fríos que se calientan en las capas altas de la atmósfera. Al calentarse se vuelven más densos, y las corrientes frías inferiores se elevan pos ser más ligeras que las de las capas superiores, que descienden. Todo está provocado por la relación entre la presión, el volumén y la temperatura de los gases de la atmósfera.
Esto producía mala visibilidad para los mushers que conducían los trineos de perros. La única ventaja es que compactaba la nieve. Los vientos catabáticos cruzan en círculos cerrados la Antártida a una velocidad de 200 millas por hora. En tiempos de la fiebre del oro del Klondike, allá por 1898, era muy conocido el Chinook, un vientó catabático relativamente caliente, que soplaba por Alaska.

Dices que podemos observar estos fenómenos físicos en nuestras casas. Ponnos un ejemplo.

Creo que hemos empezado hablando de las leyes de la física que rigen los gases. Podemos verter un poco de leche en nuestro café capuccino y removerlo con una cucharilla. Veremos que surgen burbujas en abundancia.
La burbuja es una mezcla de líquido y gas, que puede hacer cosas que un líquido o un gas individualmente no podrían hacer. Las burbujas se elevan cuando una fuerza exterior como el viento cuando se trata de la espuma marina o la cucharilla cuando se trata de nuestro capuccino se mueven rápido.
Esto nos conduce a la idea de la Ley del Gas Ideal, que relaciona la temperatura, la presión y el volumen de las moléculas gaseosas. Como en los citados vientos catabáticos. Esto rige desde los motores de combustión de nuestros coches, el agua hirviendo de nuestras ollas express, a las palomitas de maíz.

Afirmas que vivimos en la era del electromagnetismo...

Y no me retracto de ello. Si queremos escuchar la radio, ver esta entrada de Internet o ver le tele por cable tenemos que recurrir a las ondas electromagnéticas.
Podemos ver algo sobre electromagnetismo con nuestras tostadoras. Se calientan gracias a una corriente eléctrica circular, generadora del campo electromágnético, que retiene la tostada o el pan de sandwich. Cuando la tostada alcanza la temperatura crñitica cesa el campo magnético y se crea una corriente repulsiva, que nos permite coger el alimento caliente y comérnoslo.

También hablas de las botellas de keptchup y la viscosidad.

La viscosidad es una cualidad de los fluidos, como el ketchup, la mermelada o la miel. Cuando queremos keptchup tenemos que romper la línea de resistencia del fluido viscoso y para ello hay que aplicar la presión adecuada sobre las paredes de plastico del recipiente. Es por eso que a veces apretamos y apretamos y no cae el suficiente keptchup. Apretamos un poco más y casi se vacía el recipiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario