domingo, 15 de enero de 2017

Arqueología en la ciudad de Pi-Ramsés.

El faraón creó una gran capital a orillas del Nilo, con estanques, canales y lujos a la altura de su poder. Los arqueólogos han localizado sus restos. Ahora quieren saber si es la ciudad bíblica de donde partieron los hebreos guiados por Moisés.

Un artículo de Manuela Gímenez.

El faraón Ramses II había decidido trasladar la capital de Kemit ( el nombre antiguo de Egipto) desde Tebas hasta la recién levantada ciudad de Pi-Ramsés, en uno de los brazos del delta del Nilo. Esto obedecía a varias razones.
En primer lugar estaban las comerciales. Los intercambios entre los territorios y las ciudades estado del Levante estaban en su mayor apogeo. Los arqueólogos hen encontrado cascos de embarciones de mar abierto muy diversas y sellos de mercaderes hititas. Entre las piezas más vistosas de este esplendor está un casco militar adornado con dientes de jabalí, como los que Homero afirma que llevaban los guerreros aqueos cuando se lanzaron al asalto de Troya.
Otra de las razones para este nuevo enclave es la rivalidad con Hatti - el imperio hitita- así comola necesidad de tener una base militar desde donde poder contener los apetitos expansionistas de aquellos.
Pi-Ramsés contaba con cuarteles, pistas para ejercitar los carros de guerra y algo inaudito para tratarse del antigo Egipto, un puerto para naves de guerra marítimas, no fluviales.
También había grandes arsenales. Los arqueólogos han encontrado hornos, crisoles y moldes dispuestos en hileras de 15 metros de largo. Se fabricaban puntas de flecha, lanzas, espadas eln forma de hoz - las espadas kopesh-, jabalinas, herrajes y guarniciones.
También han aparecido en las excavaciones las instalaciones del personal de carros de guerra, una de las unidades de élite del ejército egipcio. Tenían espacio para unos 500 caballos. Se han encontrado restos de bridas, piezas metálicas de las ruedas, adornos de bronce... Incluso se han hallado las huellas de los cascos de los caballos imprimadas en el barro.
Hablamos con el arqueólogo Manfres Biatak sobre la posibilidad de que Pi-Ramsés fuera el escenario de las acontecmientos descritos en el Libro del Éxodo: "Sabemos que los faraones dirigieron ataques y razias en busca de esclavos en la región de Canaán (Israel), el desierto de Néguev y la Transjordania. Los prisioneros eran llevados al norte de Egipto. Entre ellos había protoisraelitas", me explica.
En sus expediciones, los egipcios esclavizaban para las tareas pesadas a los pastores nómadas semitas. Hasta 10.000 fueron trasladados a Egipto. Un alto funcionario del Imperio Nuevo tenía hasta 45 criados de diferentes regiones de Oriente Medio.
También había muchos trabajadores libres semitas en Pi-Ramsés Hay testimonio documental en los papiros de sastres, viticultores y peleteros hebreos.
La primera mención a la presencia de israelitas en Egipto data de 1219 a de C. En la estela de Mernettah los judíos aparecen como uno de los pueblos sometidos por Egipto. El papiro Harris 1 es una crónica que recoge los acontecomietos anteriores al reinado de Ramsés IV. Menciona la persecución agipcia a los shasus, que algunos egiptólogos identifica como los protojudíos del Éxodo.
El viaje de Jacob a Egipto podría estar documentado en el Papiro Anastasi VI que es el informe de un puesto aduanero militarizado del paso de beduínos hambrientos que huyen de la sequía.

RAMSÉS, REY- DIOS DEL NILO.
Exposición en Badisches Landmuseum en Karlsruse. (Alemania)


No hay comentarios:

Publicar un comentario