jueves, 6 de abril de 2017

Adaptación de una entrevista a Diana Gabaldón.

En el primer libro de la saga de novelas históricas de Outlander ( en español, Forastera) de la escritora Diana Gabaldon, Claire Randall, una enfermera inglesa de los años inmediatamente posteriores a la Segunda Guerra Mundial se traslada a Escocia con su marido para pasar la luna de miel. Durante una visita al Craigh na Dun, un círculo de piedra prehistórico cerca de Inverness, aparece en la Escocia del siglo XVIII.
También hay una serie de televisión sobre las aventuras de Claire entre los belicosos clanes escoceses de las Tierras Altas. Simon Worral entrevistó a Diana Gabaldon con motivo de un reportaje sobre los monumentos megalíticos de Escocia encontrados en las islas Orcadas.

Nuestro artículo de National Geographic se centra en las islas Orcadas. ¿Has visitado Orkney?

Sí. También estuvimos con un guía en Skara Brae, Maeshowe y el anillo de Brodgar. Se los recomiendo a todos los mochileros.

¿Qué te impresionó más cuando visitaste Orkney?

La conexión de los pueblos neolíticos, de la cultura, con el paisaje. Creo que Orkney se presta ás a este juego porque durante siglos no hubo mucha relación con las personas del exterior.

Una estructura que queda en pie en Orkney es un menhir, una piedra erguida. ¿Cómo se te ocurrió la idea de los menhires del Neolítico como puertas para viajar a través del tiempo?

Al principio, mi idea original es que nadie viajaba a través del tiempo. Creé una mujer inglesa, Claire, pero a medida que la introducía en la historia ví que usaba una manera anacrónica de hablar, del siglo XX. Como no quería tener que corregir las galeradas a cada momento, pense: "Está bien, Claire; me rindo. Eres del siglo XX, no del XVIII".
Estaba haciendo un montón de investigación sobre la Escocia del levantamiento jacobita. Cada vez que leía sobre los círculos de piedra, los libros decían que servían como puntos de observación astronómica. Algunas de las piedras estaban orientadas para que durante el solsticio de invierno iluminaran un menhir. Pero todos los textos estaban basados en especulaciones y conjeturas. Así que pensé: "He aquí mi máquina del tiempo".

En el universo de Outlander, ¿cómo sería realizable el viaje a través del tiempo?

Hay líneas de fuerzas geomagnéticas que atraviesan la corteza terrestre, y la mayoría de las veces no se cruzan. Pero cuando lo hacer forman un vértice que capta muchísima energía y la lanza en direcciones diferentes.
Podría usar uno de estos vórtices. Y si se supone que Claire es una persona especialmente sensible al geomagnetismo, no solo puede captar la presencia de los vórtices sino viajar al pasado con su ayuda.
Si las personas del Neolítico veían que ciertas personas de la tribu cruzaban los vórtices y desaparecían podrían señalizar con menhires el lugar peligroso. "No os acerquéis demasiado, niños".

Y ahora heblemos de la parte histórica de la saga.

La historia traza la evolución política desde el levantamiento jacobita de 1745 a la Revolución Americana de 1776. Y al otro lado del vórtice están los recuerdos de Claire de lo que fue la Segunda Guerra Mundial en Inglaterra.
Claire aparece en las Tierras Altas en 1743, justo antes de la batalla de Culloden (1745), que aplastó el sistema de clanes y destruyó las Tierras Altas durante casi un siglo. Muchos escoceses no pudieron soportar el clima de represión y huyeron a las colonias del Nuevo Mundo, donde ya se estaba cocinando el malestar con la metrópoli. Había una colonia escocesa establecida desde 1730 en Cape Fear, en el estado de Carolina del Norte. Tras la derrota de Culloden fueron allí más escoceses, porque tener parientes en la colonia les facilitaba las cosas a la hora de establecerse.
De hecho, durante la  Revolución americana, había escoceses luchando entre sí, tanto en el Ejército Continental como entre los británicos.

¿Has escrito algo que sea inexacto, Diana?

Sí; en un momento dado quise incluir un juicio por brujería. Pero resulta que el último tuvo lugar en Escocia en 1722, justo 20 años antes del comienzo de la acción histórica.

Claire Randall se intgra en un clan escocés de las Tierras Altas. ¿Cómo eran estos clanes?

Los clanes eran estructuras familiares de clientelismo. A medida que los clanes crecían, se volvían instituciones políticas. No tenías que haber nacido en el seno de un clan para formar parte de él. Jurabas lealtad al patriarca, y a cambio recibías tierras y ganado.
Si el patriarca declaraba la guerra por un conflicto de intereses a otro clan, por asuntos como el robo de ganado, o a los ingleses, en apoyo de la causa de la Casa de Estuardo, tenías que unirte a los combatientes y aportar tus armas.
El sistema no era hereditario, sino que se escogía, tras la muerte de un líder, al mejor dotado para defender los intereses del clan y resolver las disputas. Tenían mejores líderes que los ingleses, con su sistema hereditario, pero el sistema de clanes fragmentó Escocia, y eso hizo inevitable la derrota en Culloden, porque unos clanes eran jacobitas y otros apoyaban a los ingleses.
El resultado fue la prohibición de vestir con tartán, tocar la gaita y del sistema de clanes. El tartán y las menifestaciones culturales volvieron en 1746, pero el clima de terror desatado, con el ganado confiscado, las tierras de labor quemadas, los hombres ahorcados porque sí y las violaciones de mujeres, terminaron con el sistema clientelar. Un sistema que los hombres de las Tierras Altas heredaron de los pueblos celtas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario