jueves, 6 de abril de 2017

Españoles y gibraltareños.

Todo empezó el 4 de agosto de 1704, cuando el almirante George Rooke izó la bandera británica sobre el peñón. Desde entonces, los españoles no hemos dejado de reclamarlo. Ha habido asedios, cierres fronterizos, peticiones de la ONU para su devolución. Pero, ¿qué hay detrás del tópico Gibraltar español?¿Qué derechos tenemos sobre este territorio de sólo seis kilómetros cuadrados?

4 de agosto de 1704. Una flota angloholandesa, bajo una lluvia de entre 15.000 y 30.000 proyectiles se apodera del peñón de Gibraltar. Este topónimo procedía del año 711 cuando las tropas de Tariq se esconden allí para hacer un balance de las posibilidades de Ben Nusayr, el alcaide de Marruecos de invadir España. Geber al Tariq. La piedra de Tariq
La acción militar se produjo en medio de las tensiones entre los Habsburgos orientales y Luis XIV, el Rey Sol de Francia, por ocupar el trono español, tras el vacío de poder que deja la muerte del contrahecho Carlos II de Austria.
La conquista fue legitimada por el Tratadode Utrecht. El documento, firmado por Ana de Austria, reina de Inglaterra y Felipe V, el rey borbónico, establecía: "El Rey, Católico por sí y por todos sus sucesores, cede por este Tratado a la Corona de Gran Bretaña la plena y entera propiedad de la ciudad y castillo de Gibraltar, juntamente con su puerto, y las defensas y las fortalezas que le pertenecen".
El terrirtorio en disputa ocupa 6 kilómetros cuadrados, 4,5 de largo y 1,2 de anchura. El Tratado de Utrech no se refería en ningún momento el territorio fronterizo ni a las aguas territoriales. Sólo se concedió a Inglaterra el poblado de Gibraltar y las fortificaciones españolas construidas para su defensa. En 1729, Felipe V construyó otros dos fuertes a una distancia prudencial estableciendo la llamada "Línea de Gibraltar". El carácter de cuartel militar cambió en 1830 cuando Inglaterra cambió el estatuto de Gibraltar al de colonia y proporcionó a los gibraltareños instituciones autónomas (Tribunal Supremo y Policía).
En septiembre de 1704 el Capitán General de Andalucía apareció ante el peñón con 13.000 hombres para recuperarlo, pero las diferencias entre los mandos militares españoles y los franceses impidió la victoria. Después de varios fracasos diplomáticos, Felipe V declaró la guerra a Inglaterra y preparó el segundo asalto al peñón el 11 de febrero de 1727, con 30,000 hombres. El asedio duró hasta marzo de 1728 y se saldó con un nuevo fracaso. En 1782, sucede el cuarto intento. Un ejército de 40.000 solados, y una flota combinada de 27 barcos españoles y 12 franceses fracasan de nuevo, El cerco no se lavanta hasta 1783.
El primer roce entre Franco y el Reino Unido se produjo en 1954, con la celebración del 250º Aniversario de la conquista del territorio y la visita de la reina Isabel II. En 1969 se produce el segundo cuando la metrópoli inglesa redacta una Constitución y una carta de autonomía para los gibraltareños.Franco prohíbe todo contacto entre españoles y gibraltareños cerrando los accesos por carretera con una verja. Es un intento de ahogar la economía de la colonia, pero fracasa. De esta época proceden las primeras tensiones entre los llanitos - gibraltareños - y las autoridades españolas.
En 1980, muerto Franco, el ministro de Asuntos Exteriores es Marcelino Oreja. Se firma la Declaración de Lisboa que concede privilegios a los llanitos como la doble nacionalidad   En 1984 Geoffrey Howe y Fernando Morán firman la Declaración de Bruselas, que abole de un plumazo las disposiciones franquistas hacia la economía gibraltareña.
Pero la celebración del 300ºAniversario de la ocupación con presencia de la Princesa Ana, la detención de dos espías británicos en Málaga con secretos militares y el escándalo de la reparación en secreto del submarino nuclear Tireless agriaron las relaciones entre españoles y llanitos.
El hecho de que la isla sea un paraíso fiscal, con más empresas radicadas en ella que habitantes, el contrabando de tabaco y una actitud despectiva de los llanitos hacia todo lo español, que viene del periodo del boicot del Régimen de Franco, no han hecho mas que empeorar las cosas.
Los diplomáticos están de acuerdo de que mantener una colonia es anacrónico en 2017, pero los británicos dicen que no es una cuestión de dominio no de explotación de recursos sino de demanda de audeterminación por parte de la población de Gibraltar.
La propia España tiene territorios no autónomos en Marruecos como Ceuta, Mellilla, Alhucemas, Chafarinas y Vélez de la Gomera. Marruecos no los ha reclamado como propios ni sus ciudadanos autóctonos parecen querer emanciparse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario