martes, 23 de mayo de 2017

Salón Kitty, de Tinto Brass (1976)

Tinto Brass es un director de cine con una alta carga erótica. En 1976 realizó una cinta sobre el Kitty Salón, un burdel regentado por el matrimonio Heydrich. Se supone que las prostitutas arias son agentes cuya misión es destapar los sórdidos secretos y deslealtades políticas de los altos funcionarios civiles y militares del Partido nazi con la ayuda de un equipo de grabación. En la película lo dirige un tal Helmut Wallemberg (Helmut Berger). Es un tipo obsesionado con degradar a las mujeres de las clases altas arias, quizà porque esos círculos, al ser un judío infiltrado en las S.S., siempre le han estado vedados.
Pera Margaretha (Theresa Ann Savoy), una de sus chicas, se enamora de un piloto de la Luftwaffe no hitleriano. No lo denuncia. Su acto de rebeldía sale mal, y eso le pone en las garras de Wallemberg, que la desea, porque en un mundo normalizado es la clase de muchachas que no podría tener. Desea degradarla todo lo que pueda.
El problema es que Margaretha, con la ayuda de la propietaria inicial, Katherina "Kitty" Schmidt (Magistral interpretación de Ingrid Thulin), del burdel y de un diplomático inglés, amigo de esta última, decide que las tácticas de Wallemberg bien pueden volverse contra él.

El Salón Kitty existió, pero regentado por el matrimonio Heydrich. Las prostitutas, antugias mecanógrafas, secretarias o miembros de la BDM, fueron adiestradas para sacar información a los clientes por la Gestapo - dirigida por Reinhard Heydrich-. El local estaba administrado y regentado por su esposa Lina. No sé si las aberraciones sexuales que aparecen en la película tuvieron lugar, pero muchas carreras a la sombre del NSDAP se vieron truncadas por las grabaciones que consiguió Lina.

El clima entre las altas esferas nazis era de envidias y falta de cooperación por parte de unos estamentos con otros. Nada le gustaba más a un jerarca nazi que ver caer en desgracia al de al lado. Así que los fantasmas personales de Wallemberg son creíbles así como la indiferencia con la que sus compañeros lo ejecutan tras descubrirse su secreto. A pesar de que ha ayudado a la Gestapo a desenmascarar a otros como él con anterioridad.

La madame anterior a Lina, Katherina,  tampoco era hitleriana, como se muestra en la película. Ayudó a salir del país a varios clientes judíos y la llave para evitar un internamiento en Ravensbruck que le propuso la Gestapo fue el de ceder el local. Las prostitutas polacas fueron despedidas y sustituídas por las muchachas del BDM y las funcionarias. Muchas seguramente se desmoronaron ante las consecuencias y peligros de esta profesión.

El hecho de que Margherita - o cualquier otra - se rebele es un factor de Wallemberg tuvo que tener en cuenta. Muchos servicios de Inteligencia que han usado trampas de miel han perdido a sus agentes cuando han entrado en escena los sentimientos, los hijos en común o nuevos elementos que no existían cuando se hicieron los planes iniciales.

Heydrich fue asesinado por dos agentes aliados en Praga, donde era uno de los principales responsables de la represión contra los judíos y la población civil checa, el control del burdel paso a manos de su lugarteniente Walter Schellersmoers. Y más tarde por Arthur Nebe, del KRIPO, la Policía Criminal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario