martes, 6 de junio de 2017

Ruinas mayas en El Petén, Guatemala.

En plena selva del Petén se encuentra la cuna de la civilización maya, una metrópolis con pirámides que fue capital del mundo en torno al año 200 a C. Un equipo de arqueólogos trabaja para recuperar y proteger de los mismos peligros que acabaron con los mayas un enclave único de la Historia.

Guatemala se halla a 12.000 kilómetros de Egipto, pero ambos países albergan pirámides construidas por las dos civilizaciones más importantes de la Humanidad: los egipcios y los mayas.
El Parque Nacional El Mirador no es de fácil acceso. Los arqueólogos y los amantes de la naturaleza tienen que llegar allí en helicóptero o tras una marcha por la jungla de tres días. 55 kilómetros a pie a través de unos parajes que han sido nombrados por la UNESCO Reserva de la Biosfera Maya.
Entre frondosos árboles de hasta 35 metros de altura se encuentran las ruinas de lo que dbió ser la capital de la primera entidad estatal de Mesoamérica. El arqueólogo Richard Hanson nos asegura en su tienda de campaña que era la ciudad de mayor perímetro del mundo en 200 a de C, superando por mucho a Roma y a Cartago. Llegó a albergar a un millón de personas.
Las ruinas son de edificios levantados en 800 a de C y se han conservado gracias a que estaban ocultas entre la vegetación.
En 1962 el arqueólogo Ian Graham hizo los trabajos preliminares, pero los verdaderos descubridores y preservadores del lugar fue la comunidad de Carmelita, cuyos habitantes iban a la selva para extraer chicle de los árboles.
El enclave está situado a siete escasos kilómetros de la frontera con México. Se construyeron más ciudades por ese periodo pero todas se controlaban desde ese centro político y religioso de El Mirador.
Hanson también ha descubierto un sistema de 17 calzadas que se emplearon para el transporte de mercancías y en que podían haber circulado 40 carros de carga en línea transversal de haber podido domesticar los mayas animales de carga.
Desgraciadamente la sobreexplotación del terreno y el alto desarrollo de los mayas fueran las claves del fin de su civilización. En 150 después de Cristo El Mirador llegó al colapso a causa de la de-forestación. Los urbanitas emigraron a México, más al norte y a la costa del Caribe para buscar comida y refugio. Hubo otro repunte del auge de la cultura maya desde el momento en que el líder guerrero Nace el Fuego llega a la zona desde la lejana Teotihuacán en 550 hasta el segundo colapso a causa nuevamente de la de-forestación y la sequía en 900 después de Cristo. 
Hoy, en pleno siglo XVII, Hanson lamenta que haya expoliadores que saquean las ruinas mayas para mal venderlas a unos coleccionistas occidentales codiciosos, o la de-forestación practicada por las empresas madereras,aún dentro del Parque e ilegalmente. "El turismo, desarrollar estructuras para que los visitantes puedan ver de cerca lo que hay aquí pueden salvar la región. La gente del mundo desarrollado no protege lo que no ama, y no puede amar las cosas si nos la ve."

No hay comentarios:

Publicar un comentario