martes, 18 de julio de 2017

La peste negra.

Científicos alemanes han descubierto que la bacteria ha pervivido en el continente durante tres siglos. Así que las pandemias no procedían de Asia como se creía.

Es probable que Yersinia Pestis, bacteria que causa la peste, consiguiera sobrevivir tres siglos dentro del continente europeo. Unos investigadores alemanes han examinado esqueletos de los siglos XIV al XVII, mediante análisis genético. El resultado fue que los patógenos compartían una huella genética prácticamente idéntica. Este descubrimiento contradice la tesis de que la peste llegó a Europa procedente de Asia en sucesivas oleadas epidémicas.
Lo que nadie sabe fue en qué reservorio la peste logró sobrevivir en Europa. "Quizá fueran los piojos. Eso nunca podremos asegurarlo" explica el biólogo molecular Holge-Senoir. En el siglo XIV la peste se llevó por delante a la mitad de la población europea. Algunas fuentes de la época hablan del 60 por ciento de la población. En la Península Ibérica se calcula que mató a 6 millones de personas de un total de 10.
Hubo regiones como Navarra y Cataluña en los que la mortalidad era de entre el 50 y el 70 por ciento. Esta debacle catastrófica tuvo consecuencias como el final del feudalismo. Las personas del siglo XIV creían vivir en la clase el mundo que deseaba Dios para ellos. Cuando empezó tan espantosa mortalidad, los señores feudales empezaron a caer enfermos con la misma facilidad que los siervos, los burgueses que los campesinos, y las personas empezaron a cuestionar el sistema.
Se dice que el inicio del ataque más fuerte por parte de la peste sobre Europa tuvo lugar cuando una epidemia apareció entre las tropas mongoles que asediaban la ciudad de Caffa. Los servidores de las catapultas mongoles tiraron los cadáveres por encima de las murallas para acelerar la rendición, con tal mala suerte que los mercaderes genoveses presentes en la ciudad se infectaron, y repartieron la enfermedad por el sur de Europa. Solo se libraron, más a causa de las pésimas comunicaciones y la marginalidad de esas partes del Europa que por otra cosa, Finlandia e Islandia. La peste hizo su simiestra tarea entre 1346 y 1353.

La peste reaparecería esporadicamente durante los siguientes tres siglos. Hubo en Sevilla un brote en 1649 que se llevó a la mitad de sus habitantes.
La primera epidemia documentada de peste se produjo en el siglo VI, pero Yersinia Pestis no fue descubierta ni catalogada hasta 1894. Yersinia Pestis mató solo en su gran epidemia del siglo XIV (1346-1353) 50 millones de personas según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). La peste bubónica, llamado así por unas inflamaciones del ganglio linfático llamadas bubones es una de las variedades. La peste septicémica produce manchas oscuras en la piel. De ahí el nombre de peste negra. La tercera variedad es la peste neumónica. 
En la actualidad, los antibióticos permiten altas posibilidades de curación; no obstante, está lejos de estar erradicada. en 2013, la OMS registró cerca de 800 casos, de los cuales 126 terminaron en muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario