miércoles, 2 de agosto de 2017

THE MASTER, de Paul Thomas Anderson (2012)

Esta película nos muestra la eclosión de los grupos sectarios en la América de posguerra (1950). Fredy Kells (Joaquim Phoenix) es un soldado con stres postraumático que intenta adaptarse a la vida civil. Está obsesionado con el sexo, tiene arrebatos violentos que es incapaz de controlar y no es capaz tampoco de conservar un empleo. Pierde un empleo como fotógrafo por discutir con un cliente y otro como jornalero agrícola a causa de una mezcla alcohólica especial ( es tan especial que uno de sus ingredientes secretos es el disolvente de pintura) que manda al hospital a uno de los aparceros de la finca.
Se cuela de polizón en un barco fletado por Lancaster Dobb (interpretado por Philip Seymour Hoffman), el líder de una secta. Éste hombre parece ver algo en una persona tan rota como Fredy y permite que le acompañe en su gira de conferencias y actividades en la costa Oeste.
Pero el carácter errático y violento de Quells, sus miradas sucias hacia la hija casada del líder, y el hecho de que aunque no cuestione las ideas del movimiento La Causa, esté creando fricciones por su imprevisibilidad dentro, hacen que la familia del líder quiera expulsarle.
Dobb, que no es terapeuta, inventa una terapia con técnicas muy rudimentarias y repetitivas. Quells parece pasarla, y entonces es cuando está en condiciones de saber qué desea hacer con su vida desarraigada y cómo corregir errores del pasado. Aunque ciertos construtos y tendencias sigan allí.

Críticas:

La secta La Causa está basada en la de la Cienciología. ¿por qué en ningún momento parecen estar preocupados por cómo conseguir dinero? Lo único que vemos en ese sentido es que Lancaster Dobb va a la cárcel por retirar dinero de una cuenta de una mecenas sin su conocimiento y por afirmar poder curar enfermedades con la hipnosis y las regresiones.

Adeptos improductivos y problemáticos los han tenido todas las sectas. Pero es que poseen medios coercitivos bastante eficaces para hacerlos entrar en vereda. Tampoco es creíble que un "iluminado" se tome molestias por alquien que está poniendo en peligro la buena armonía familiar.

1950 es una década que no cree en el stres postraumático o neurosis de guerra. Creen que es un síntoma de cobardía. Pero es por esa época que los psiquiatras empiezan a recibir presiones para que atiendan a estos pacientes dañados por la experiencia de la guerra. ¿Por qué Quells no recurre a ellos?

PARA VER:
https://www.youtube.com/watch?v=f-ZTXw_em0Q

No hay comentarios:

Publicar un comentario