viernes, 9 de febrero de 2018

¿Habrán descodificado el manuscrito Voynich?

Publicado en National Geographic News el 1 de febrero.

Un par de descifradores canadienses pueden haber desentrañado algunos de los secretos de un volumen que ha estado desconcertando a los criptólogos durante siglos. Aunque no es seguro que se haya logrado al fin.

En un estudio publicado en la revista Transactions of the Association of Computational Linguistic, estos científicos de la Universidad de Alberta usaron un algorito para tratar de descidificar partes del manuscrito Voynich, un texto escrito en un lenguaje desconocido.

El Manuscrito Voynich es probablemente lo que los eruditos llaman un texto cifrado. Escrito en Europa Central enel siglo XV, el libro es poco más grande que un libro de bolsillo actual y contiene 246 páginas ilustradas. Las representaciones muestran garabatos de castillos y dragones junto con diagramas de plantas, planetas, figuras desnudas y símbolos astronómicos, todos detalladas en tinta verde, amarilla, marrón, azul y roja. Un pasaje sugerente muestra a una serie de mujeres desnudas bañándose en piscinas interconectadas rebosantes de líquido verde.

El manuscrito se encuentra en la biblioteca Beinecke de libros y manuscritos raros de la Universidad de Yale. Debe su nombre a Wilfrid Michael Voynich, el vendedor de libros polaco que lo adquirió en los fondos de una biblioteca jesuita de Italia en 1912. Intentó interesar a los matemáticos y criptógrafos de su época para traducirlo, pero, por desgracia, ninguno ha tenido éxito.

El libro está dividido en seis secciones: herbal, astronómica, cosmológica, farmaceútica, biológica y recetas. Es posible que el libro trate de temas esotéricos o científicos.

Los registros históricos muestran que el manuscrito había caído en manos de alquimistas y emperadores por igual. A finales del siglo XVI, un emperador alemán compró el manuscrito a un astrólogo inglés por 600 ducados, pensando que era un ejemplar del fraile medieval del siglo XIV Roger Bacon. Finalmente llegó a las manos de un farmaceútico de Bohemia.

Los criptógrafos han usado un algoritmo capaz de descifrar alfagramas y anagramas de un total de 30 idiomas reconocidos por a Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU. Se introdujeron en el programa diez páginas del texto. La respuesta es que el Manuscrito Voynich parecía estar encriptado en hebreo.

Los matemáticos y lingïstas entregaron el manuscrito a un criptógrafo que hablaba hebreo antiguo. No logró descifrar nada a un inglés coherente. Como no había más especialistas disponibles echaron mano de algo tan cotidiano como el traductor de Google. La primera frase decía: "Hizo recomendaciones al sacerdote, al hombre de la casa, a mí y a la gente". Es una frase extraña pero tiene algún sentido.

También se han traducido un capítulo sobre herborisrería de 72 palabras, así mono las paabra "agricultor", "luz", "aire" y "fuego" con el nuevo código.

Pero desgraciadamente también hay partes del libro cifradas en malayo, amhárico y árabe clásico, con otra clave. De todas maneras, no sabemos si el texto Voynich es tan impenetrable porque contiene un texto hermético o porque es una tomadura de pelo para ganar dinero por parte del autor. dándole una apariencia a un galimatías sin sentido de tratado de magia.

Algunos sabios opinan que el texto podría contener notas secretas de Roger Bacon, otros que podría ser un texto de una pequeña secta herética cristiana, o como ya he dicho, de un galimatías de un hombre con conocimientos de ocultismo para reírse de los no iniciados.




No hay comentarios:

Publicar un comentario