martes, 8 de mayo de 2018

Heinrich Himmler.

Heinrich Himmler, el hombre en la sombra de Adolf Hitler, jefe de las S.S. e impulsor del Holocausto, quiso pasarse al enemigo al final de la Segunda Guerra Mundial, pero acabó suicidandose.


Munich. 1907. El pequeño Heini es un niño amable que juega al ajedrez y colecciona sellos. Berlín; 9 de diciembre de 1938: las S.S., al mando de Heinrich Himmler asalta comercios judíos, mata a sus propietarios a golpes, y queman más de 1400 sinágogas en todo el país. Es la Noche de los Cristales Rotos, donde mueren unas 400 personas. ¿Qué pasó para que el complaciente Heini se convirtiera en Himmler, un adulto que trata de complacer a Hirler de la forma más abyecta?

Todavía en 1923, los líderes de NSDAP ven a Himmler como "un tipo gris y apocado, pero sin duda muy útil, pues posee una motocicleta". En 1945 era el jefe de las S.S., ministro del Interior, comandante de dos cuerpos de Ejércitos, con millones de muertes sobre su conciencia. ¿Cómo un tipo tan gris pudo conseguir este éxito, que a la postre le llevo a la destrucción? El historiador alemán Peter Longerich ha dedicado años a estudiar los miles de documentos y escritos dejados por Himmler para elaborar un retrato psicológico en su libro HEINRICH HIMMLER BIOGRAPHIE.

Himmler nació en Munich el 7 de octubre de 1900, segundo de tres hermanos. Su padre era director de un prestigioso colegio de la viaje escuela prusiana: orgullo de ser alemán, respeto a la autoridad, orden y disciplina. Le gustaba hablar de los viriles guerreros de la mitología germanica a sus hijos. Pero Heinrich es un niño débil que solo puede soñar con valkirias y espadas, que acaba miope de tanto estudiar. Es por esto que no puede ser movilizado cuando estalla la Primera Guerra Mundial. Se matricula en el Insttuto Técnico de Múnich, especialidad agronomía.

Durante el periodo de entreguerras, amadrentado por las sanciones del Tratado de Versalles, Himmler busca la paz y el orden en uno de los grupúsculos nazis que van proliferando en Babiera. Dedica sus ratos libres a leer obras pseudo históricas sobre la supremacia de la raza aria y libros sobre ocultismo.

En 1929 se casa con Margarethe Siegroth, una rubia de ojos azules, y pone una explotación ganadera de pollos que le llevará a la ruina. Juntos educaran a la pequeña Gudrum. El matrimonio Himmler- Siegroth no tiene ingresos fijos hasta que Heinrich no accede a un escaño político.

En 1925 se había unido a las S.S., por entonces un pequeño grupúsculo que respondía ante Rohm, el líder de las S.A. En 1929 es nombrado jefe de las S.S. Himler consigue insuflar entusiasmo por la organización aramilitar. Sus miembros pasan de 180 miembros a 52.000. En 1932 es nombrado Jefe de Policía de Babiera y crea la Policía Política, embrión de la Gestapo.

En 1934 Hitler llama a su presencia a Himmler y le abre su corazón. Teme que los S.A de Rohm intenten un golpe de Estado. Hay que eliminarlos. Himmler se encarga de la tarea. En 48 horas Hitler tiene en su despacho las fotos del cadáver de Rohm.

Himmler establece los primeros campos de concentración para los opositores del Régimen nazi y crea las Waffen S.S., una unidad de combate formada por arios de pura cepa. Se entrega a sus delirios esotéricos. estudios genealógicos, mediciones craneales, incentivos para la reproducción para los arios puros, etc. Para Himmler no hay diferencia entre seleccionar personas con criterios raciales y mejorar una raza de gallinas.

Y mientras tanto estalla la guerra. Las botas alemanas invaden Polonia, ocupan Francia y arrinconas a Gran Bretaña. Se planea una invasión de la Unión Sovietica.

En 1942 Himler asiste a una demostración práctica, con prisioneros reales, de la utilización del gas prúsico con el fin de matarlos de forma rápida y eficiente. Tras la demostración hay cena, baile y canciones en la villa del comandante de Auschwitz. Himmler se muestra atento con las damas y un gran anecdotista. Es el alma de la fiesta. Valora la honestidad, la tenacidad y el cumplimiento de los reglamentos. La culpa no es util por el hecho de matar, sino por no complacer a los jefes cuando de hacer que el sistema funcione se trata. Eso es lo que le dice al comandante y al personal del campo.

En 1943 el Sexto Ejército es aniquilado en Stalingrado en lo que los soviéticos llamaron como Operación Urano. Las tropas soviéticas avanzan hacia Alemania. Los aliados se han reunido en Teherán. Son demasiados enemigos para un Eje que no actúa coordinadamente.

En 1943 Himmler es nombrado ministro de Interior y coamandante militar en reserva. Luego le proporciona a él, que no tiene experiencia ilitar ni conocimientos de táctica el mando de los Regimientos del Vístula y del Ejército del Alto Rin. Todas las iniciativas militares de Himmler terminan en desastre.

Cuando los rusos llegan a las afueras de Berlín, Himmler aduce problemas de salud y se retira a la frontera con Dinamarca donde planea el siguiente paso. Himmler cree que sus S.S. serán necesarios para mantener el orden en la Alemania después del nazismo y para ayudar a los Estados Unidos en un enfrentamiento con la Unión Soviética que cree inevitable. Busca establecer contacto con Eisenhower, para lavarle el cerebro. Hitler, encerrado en la Cancillería, se entera de la traición de su segundo y lo cesa en todos sus cargos.

Ya no tiene poder para negociar con nadie. Trata de regresar a Babiera con unos papeles falsos y un uniforme de la Policía Militar Secreta, una rama de la Gestapo. No es consciente de que caída Berlín y muerto Hitler, ese uniforme es una diana para las patrullas aliadas y los delatores de primera hora por ser uno de los que los alemanes han aprendido a temer. Himmler ha perdido todo el contacto con la realidad.

Es detenido por una patrulla americana, sus papeles son tan correctos que hacen dudar al perito de la Inteligencia Militar del OSS, pero finalmente Heinrich Himmler es desenmascarado y enviado a Nuremberg. Ni comparecerá en los juicios, a diferencia de Rudolp Hess o de Göering. Usará una cápsula de cianura escondida en un diente falso para suicidarse.

Sus últimas palabras no fueron de desafío ni una petición de clemencia sino de autoafirmación. Berreó: "Yo soy Heinrich Himmler".

No hay comentarios:

Publicar un comentario