jueves, 24 de mayo de 2018

Josef Mengele.

"Cómo odiábamos a ese curandero. Profanó la palabra sagrada ciencia. Cómo odiábamos su pelo peinado con raya, sus silbidos contínuos, su altanería, sus ordenes absurdas y su fría crueldad". Con esta palabras la enfermera rumana Olga Lengyel describía en una entrevista al que fuera su jefe en la enfermería del campo de exterminio de Auschwitz.

Los Mengele eran una familia acomodada cuando nació el pequeño Josef el 16 de marzo de 1911. El padre fabricaba maquinaría agrícola, pero Josef nunca mostró interés por hacerse cargo del negocio familiar. "El hogar de los Mengele estaba dominado por el respeto y la jerarquñia, no por el afecto. Mengele pronto comprendió que el éxito le daría la oportunidad de ascender socialmente y ocupar el lugar de su padre, sin ser necesariamente como su padre", explicó el historiador Norman Stone tras examinar en 1985 los papeles personales de este científico loco.

Ya en la Universidad sobresalió por su interés en las teorías de la evolución y la eugenesia, una pseudociencia que pretencdía mejorar a la humanidad mediante la aplicación determinista de las leyes de la herencia, y que manipulada por los nazis sirvió para difundir la creencia de que la gente con taras no era digna de reproducirse ni de vivir.

Mengele se doctora en 1935, y al año siguiente tiene su primer trabajo como médico en la clínica de la Universidad de Leipzig. Allí conoce a su primera esposa, Irene Schombein. Ese puesto le permite acceder al Instituto de Biología Hederitaria e Higiene Racial de la Universidad de Frankfurt, cuya misión era, " garantizar que el cuidado de los genes y la raza, que Alemania encabeza entodo el mundo, tenga una base tan sólida que resista cualquier ataque externo".

En 1937, Mengele se afilia al Partido Nazi, ya en el poder, y meses después ingresa enlas S.S. - en alemán las siglas significan Escuadras de Protección-.

A diferencia de otros personajes "emboscados" que se aferraron a sus actividades en los campos de concentración para parasitar las ventajas de una guerra en cuya victoria no parecían estar interesados, Mengele solicita un destino en el frente ruso de donde regresa en 1942 para trabajar en el Departamento Central para la Raza y la Repoblación. El profsor Von Verschuer la recomienda para un nuevo destino en la enfermería del campo de exterminio de Auschwitz, un inmenso campo de trabajo superpoblado de varios kilómetros de extensión.

Mengele es mencionado a los pocos días en los archivos del sistema de campos por su método expeditivo de atajar una epidemia de tifus. Según una de las 78 acusaciones de la Oficina del Fiscal de la República Federal Alemana "Mengele envió a la cámara de gas a 507 gitanos y 528 gitanas que podían tener tifus".

El documento prosigue: " Se dice que le arrebató un recién nacido a una mujer rusa, lo agarró de la cabeza y lo arrojó sobre un montón de cadáveres. Se dice que tiró a un recien nacido a una estufa. Se dice que mató de un tiro a un prisionero porque se detuvo sin permiso. Se dice que mató de un tiro a una muchacha de 16 años porque se había encaramado a un tejado con un miedo mortal a la cámara de gas. Se dice..."

Le interesaban especialmente experimentar con gemelos. Cuando los encontraba les medía el cráneo, las orejas, la nariz y otras partes del cuerpo. Los sometía a operaciones de todo tipo sin anestesia: amputaciones, punciones lumbares...Les inoculaba enfermedades y observaba cómo se infestaban las heridas. Vera Alexander, una kapo judía que trabajaba con él como enfermera, relata un caso espeluznante: "Llegaron los hombres de las S.S. y se llevaron a dos niños. Uno de ellos era jorobado. Dos días después, otro guardia los trajo. Habían cosido por la espalda al jorobado al otro niño. El hedor a gangrena era insoportable"

¿Por qué hacía esas cosas Mengele? ¿Por sadismo? Parecen sus experimentos los delirios de un sádico pero no parecía que se divirtiera especialmente con todo ello, aunque hay un componente narcisista en todo ello. Tener el poder de decidir entre la vida y la muerte que no tenían otras personas de su mismo rango social. Superar con ese poder a su propio padre.

En otoño de 1944, las tropas soviéticas están tan cerca de Auschwitz que nadie se hace ilusiones sobre el desenlace de la guerra. Todos están buscando una excusa para estar lejos. "Recuerdo que Mengele comentó que era una pena que todo su trabajo cayera en manos de los rusos", afirmó una de las doctoras del campo, Ella Lingens, una joven austriaca condenada por ayudar a escapar judíos. Mengele trasladó sus papeles a otro campo y huyó la noche del 17 de enero de 1945.

Estuvo a punto de capturarle una patrulla estadounidense pero le salvó que se hubiera puesto el uniforme de un oficial que no le correspondía, la descoordinación de sus captores y sobre todo, que no se hubiera tatuado el grupo sanguíneo en el brazo, lo cual lo hubiera delatado como miembro de las S.S.

Trabajó en una granja de Babiera durante tres años bajo un nombre falso, y a finales de 1948 su familia le costeó la huída a Argentina. Vagó por Sudamérica, cambiando a menudo de alias, ocupación y país, siempre con el temor de ser descubierto y deportado como criminal de guerra. A su hijo le contaron que era su tío. Cuando supo qué habçia representado para muchas personas su padre renegó de él. Perón, el presidente de Argentina, no estaba seguro de haberle contratado como ginecólogo para su esposa Eva.

En junio de 1985, los cazadores de nazis encontraron su domicilio en Brasil donde encontraron varios objetos personales del científico loco, y sus diarios. Así supieron que Mengele había sufrido un infarto mientras se bañaba en la playa de Copacabana en compañía de unos amigos. Está enterrado en el cementerio de Ambu bajo una lápida con el nombre de Wolfgang Gerhardt.

No hay comentarios:

Publicar un comentario