miércoles, 23 de mayo de 2018

La batalla de Puebla.

España derrotó al pueblo azteca en 1521. De la fusión de las culturas prehispánicas y los recién llegados españoles surgió una sociedad distinta. Nueva España estaba gobernada por un virreinato formado por muchas familias aristocráticas indígenas que habian buscado una alianza con los españoles para derrotar a los aztecas. Había tensiones entre los españoles recién llegados de Cádiz o Sevilla, los criollos, europeos nacidos en México y las élites indígenas, creando una base de inestabilidad.

En 1805 España pierde su flota de guerra a causa de unas malas decisiones por parte de sus aliados franceses, Pero las alianzas cambian, y en 1808 las tropas francesas reprimen un levantamiento en Madrid. La metrópoli española tiene sus propios problemas y ya no puede atajar los de los mexicanos.

El 16 de septiembre de 1810 Miguel Hidalgo y Costilla, sacérdote y líder político en la ciudad de Dolores, en el centro de México, exhorta a sus compatriotas a levantarse contra las autoridades españolas: es el Grito de Dolores. España expulsa a las tropas españolas en 1821. El 16 de septiembre es la fiesta nacional mexicana.

Pero México estaba muy lejos de ser una nación unida. Liberales, conservadores y centralistas se disputaban el poder.

En la década de 1840 empiezan los conflictos por culpa del Destino Manifiesto del Presidente Polk con los norteamericanos. México cede alos Estados UNidos Texas, Utah, Nevada y California, junto con partes de lo que actualmente es Arizona, Nuevo México, Oklahoma, Colorado y Wyoming en 1848.

Tras esta humillante derrota las disputas internas continuaron en México. Los liberales eran partidarios de la separación de la Iglesia y el Estado,mientras que los conservadores no quieren renunciar a sus lazos con la Iglesia. Estalla le Guerra de la Reforma, que terminó con la victoria de los liberales en 1860. En 1861 Benito Juarez, un indígena es elegido presidente.

Los conservadores escribieron una carta a Napoleón III para que interviviera. El emperador francés estaba muy interesado en explotar los restos del Imperio Español así como en controlar la expansión hacia el Oeste y el Sur de los estadounidenses.

Como casus belli escogió las deudas que México había contraido con Reino UNido, España y Francia para financiar la Guerra de la Reforma. Juarez suspendió el pago por dos años. Las potencias acreedoras organizaron una expedición militar para obligar a saldar sus deudas a México. En enero de 1862, 6000 solados españoles, 3000 soldados franceses y 700 soldados británicos desembarcaron en Veracruz

El canciller mexicano, Manuel Doblado, se reunió con los representantes británicos y españoles que aceptaron el retraso en la satisfacción de la deuda. Las partes demandantes acordaron que sus soldados no saldrían de las zonas acordonadas cerca de Veracruz, pero Francia hizo desembarcar escasos días después más soldados. Los comandaba Charles Ferdinand Latrille, conde de Lorencez.

Juarez respondió con la creación de un batallón mal armado comandado por el general Ignacio Zaragoza. El presidente ordenó la fortificación de la ciudad de Puebla, una plaza fuerte que se interponía entre los soldados franceses y Ciudad de México.

Era una lucha desigual. El ejército francés había traido sus tropas de élite, vestidas con unos característicos bombachos, los zuavos, y no había conocido la derrota desde la batalla de Waterloo en 1815. Los mexicanos apenas podían alimentar a sus hombres, sus armas estaban anticuadas y no tenían experiencia de combate.

El 28 de abril de 1862, el VI Batallón de la Guardia Nacional del Estado de Puebla, formado por 4000 mexicanos fracasaron en su intento de retener a los franceses en la batalla de las Cumbres de Acutzingo. El 3 de mayo, Zaragoza llega a Puebla, con unos 2000 o 5000 hombres, según el historiador que te lo cuente. Puebla estaba rodeada por varios fuertes de piedra, especialmente Loreto y Guadalupe, que se encontraban en una colina en el lado norte de la ciudad.

Lorencez intrenta bombardear los fuertes el 5 de mayo pero la artilleria está lejos, y lo único que consigue es malgastar los proyectiles sin que los muros cedan.

El general francés cambia de táctica y envía la infantería que es rechazada por hombres equipados con fusiles de la época de Hidalgo, garrochas y machetes. Tres oleadas de franceses y zuavos son repelidas. A las 2 de la tarde empezó a llover, como si el dios Tlaloc se uniera al combate, empapando el campo de  batalla y complicando las cosas a los invasores.

Lorencez se retiró. Se dice que los oficiales mexicanos empezaron a cantar la Marsellesa, un himno francés. Napoleón III la prohibió en Francia hasta su destitución tras la batalla de Sedan en 1871.

También destituyó como comandante de las fuerzas de invasión al conde de Lorencez. Sus errores: centrarse en los fuertes de la periferia en lugar de atacar Puebla Y colocar la artillería más de una milla de los fuertes.

Zaragoza moriría de tifus a los 33 años cuatro meses después de su famosa victoria. Benito Juárez ordenó que la población que había defendido se llamara Puebla de Zaragoza. Los franceses tomaron Puebla en 1864 y derrocaron a Júárez. Con el apoyo de los conservadores de México, colocaron al frente del país a Maximiliano de Habsburgo como monarca marioneta. En 1867 los Estados Unidos se aliaron con los liberales mexicanos y empezaron a enviar armas y municiones. Juárez fue restaurado como presidente. Maximiliano acabó su aventura mexicana en un pelotón de fusilamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario